sábado, abril 13, 2024
Aprendizaje y Vida Social

Lucharan a dos de tres caídas…

¡Al pensar en la palabra rudo o técnico no hay nada que no me dirija a algún recuerdo sobre la lucha libre en México! Y es que su estilo, sus máscaras, y su identidad para con las personas mayores y uno que otro joven lo convierte en un espectáculo social y mágico que aun hace vibrar a quien es aficionado de la lucha libre.

Mas allá del debate sobre el deporte de cuadrilátero no podemos negar que el CMLL (consejo mundial de lucha libre) nos regalo grandes momentos y es una verdadera empresa longeva, creada en 1933 por Salvador Luttherot.

Pero ¿Aun eres rudo? ¿O prefieres ser técnico?

Foto: Getty Images

Porque, ¡sí! Necesitas elegir un bando, es necesario y es parte de la experiencia de la lucha libre, algunos afirman que los rudos eran lo malos, mientras los técnicos eran los buenos, y esto iba directamente ligado con el rol y el estilo que adoptaban los luchadores de cada bando, mientras los rudos se mostraban como tiranos, malvados, invencibles y hasta “tramposos”, los técnicos eran los respetuosos, los que conectaban con los aficionados más fervientes y los que no usaban trampas para ganar en el ring.

El gran espectáculo era escuchar gritar en la arena el grito de rudos o técnicos, una perfecta balanza que se decantaba de acuerdo con la cartelera por unos, u otros.

¿Cómo olvidar a los equipos como los Perros del Mal o los Vipers? O luchadores emblemáticos como la parka, blue demon, mascarita sagrada, Atlantis, el perro aguayo o rey misterio.

Sin duda alguna la lucha libre mexicana se roba el espectáculo por las mascaras y el ingenio de esos luchadores que salvaguardan su identidad detrás de la mascara y de sus disfraces en algunos casos.

 

¿Qué anécdota recuerdas de la lucha libre?

Recuerda que aun hay eventos de la Lucha libre AAA, y justo se aproximan 3 fechas, y puedes consultar mas detalles en su pagina oficial: http://www.luchalibreaaa.com/cartelera

Puebla el 28 de mayo
Tijuana el 18 de junio
CDMX el 15 de octubre

También te puede interesar:

Señales que necesitas un descanso mental