ESTOY PREOCUPADO POR MI MEMORIA.

Debido a que la pérdida de memoria puede ser un síntoma de muchos otros problemas médicos, es importante identificar la causa y comenzar el tratamiento lo antes posible.

Antes de consultar a un médico de cabecera o especialista, es importante identificar lo siguiente:

  • Los principales cambios que notas respecto a tu memoria (en los últimos 3 meses). ¿Qué tipo de cosas se le han vuelto difíciles de olvidar?
  • Cuándo o en qué horarios o actividades es más notoria esta pérdida de memoria (Al cocinar, al ir de compras, al salir de casa, después de tomar algún medicamento, al sentirte triste o con estrés, por las mañanas o por las tardes, etc).
  • La frecuencia con la que aparecen estos olvidos (en lo últimos 3 meses).
  • La manifestación de pérdida de memoria ha sido poco a poco o de repente.
  • Si cuentas con antecedentes familiares respecto a algún tipo de demencia.
  • Padecimiento actual respecto a alguna patología (hipertensión arterial, diabetes, Parkinson, infección de vías urinarias, EPOC, etc).
  • Si presentó algún golpe en la cabeza o perdió la consciencia después de haber sufrido algún accidente o caída (en los últimos 3 meses).

Después de lo anterior; comience acudiendo a una consulta con su médico de cabecera, y comente sus principales afecciones que detecta en su memoria.

Una vez que acuda con su médico o gerontólogo de cabecera, éste comenzará a realizar las pruebas necesarias para un diagnóstico y abordaje oportuno y de calidad.

Algunas de estas pruebas y herramientas son:

  • Entrevista
  • Examen físico
  • Inspección de sus medicamentos (con o sin receta previa).
  • Monitoreo de signos vitales y posibles signos de alarma.
  • Estudios de laboratorio, rayos X, tomografías
  • Pruebas neuropsicológicas.
  • Monitoreo de patologías actuales.

 

Finalmente para llegar a un diagnóstico claro, el médico puede necesitar realizar el seguimiento de los síntomas durante varios meses, por lo que puede pedir a usted, a su pareja, familiar o cuidador el registro de estos síntomas.

Introduzca sencillos cambios en su estilo de vida para fortalecer su memoria, como el ejercicio regular y una dieta saludable.

 

 

Por: Jazmín Camacho Hernández.

Licenciada en Gerontología.

jazmincamacho05@gmail.com

Instagram: @gerontologajazmin

Facebook: Gerontólogos en acción