¡El placer de envejecer!

Llevo algunos días formulándome ciertas preguntas sobre el trayecto de vida, y no es que sea por el mes donde “envejezco un año más” o por el tema de que este encierro nos ponga reflexivos.

Si no porque, me doy cuenta de que aun con todos los prejuicios y etiquetas negativas que existan referentes al envejecimiento.

“Es un placer envejecer”

Y lo digo como una frase de alto valor, y como un manifiesto a las vejeces de ustedes, lectores y de quienes dedicamos gran parte de nuestro día a escribir para ustedes.

Envejecer, debe ser como una aventura, como un libro abierto, como una carta abierta, como una fotografía de premio, como un cuadro del mejor artista… ¡Vamos, Algarabía total! Reconocer en cada arruga, en cada cana, en cada día vivido una oportunidad de dejar huella y de marcar la vida de quienes nos rodean.

Se asegura que los años de vida de un ser humano son de 110 a 120 años, es decir, nuestro organismo está preparado para vivir poco más de un centenario, quedémonos por un momento con esa cifra e imaginemos todas las cosas que podemos hacer, los proyectos que podemos poner en marcha.

Pero ¿que nos detienes? ¿Que será esa ancla que nos encalla como barco en un puerto?

En gran medida te podría decir que, la sociedad y su forma de vida tan acelerada, el creer que la juventud es el único momento que tenemos para disfrutar, y hoy, nos damos cuenta de que no es del todo correcto, que el trayecto de envejecer y este maravilloso sendero llamado vida, nos tiene preparado este ultimo tramo para disfrutarlo sin tabúes y en el máximo esplendor.

La revolución del envejecimiento y esta nueva forma de entender el envejecer y las vejeces ha venido a enriquecer y podría decir que, hasta a intimidar al más escéptico de que el en el envejecimiento hay mucho que plantear y realizar.

Este pequeño escrito es, entonces, una sólida invitación a crear, explotar, y disfrutar la manera en la que envejecemos, con nuestras limitantes, tal vez, pero siempre con una condición de aceptación al camino recorrido, teniendo siempre en cuenta que hay mucho por hacer, descubrir, y realizar.

Puedes empezar con lo mas sencillo que te imagines, desde aprender algo nuevo, reforzar algo que ya sepas, o hasta comenzar alguna idea o retomarla.

Todo es un mundo de oportunidades, sabiendo explorarlas

Mientras lees esto, se acercan y preparan los festejos y acciones que derivan al “Mes del adulto mayor” una gran oportunidad para que busques e identifiques en tus alrededores que es lo que se hace. Y si ya lo estas llevando a cabo ¡te felicitamos! Se de antemano que, si hoy has decidido disfrutar tu vejez, entenderás estas palabras, y si no, nuevamente te invito a que tomes las riendas y disfrutes; ¡el placer de envejecer!

 

Por: Erick Ángeles Preciado.

Licenciado en Gerontología.

Locutor de Conectando tu Vejez.

e.angerontologia@gmail.com