¿Cuál es el nuevo enfoque en el tratamiento de las enfermedades cardíacas, renales y metabólicas?

¿Cuál es el nuevo enfoque en el tratamiento de las enfermedades cardíacas, renales y metabólicas?

Las enfermedades cardiovasculares, renales y metabólicas, como la diabetes son los padecimientos que causan más muertes a nivel mundial, al ocasionar alrededor de 20 millones de decesos cada año.

Ante ello, especialistas de diferentes áreas médicas hicieron un llamado para que dichas enfermedades sean consideradas como un problema que debe abordarse de forma integral y no aislada, desde la prevención, diagnóstico oportuno y tratamiento adecuado, para lograr frenar o disminuir el impacto en la población.

En el marco del Congreso Anual de Cardiología Internacional (CADECI), en donde se presentaron los últimos avances y actualizaciones sobre las enfermedades cardiacas, médicos especialistas en cardiología, nefrología y endocrinología,  señalaron que los padecimientos cardiometabólicos forman parte de las enfermedades no transmisibles (ENT) que se caracterizan por ser de lenta progresión, larga duración y alta mortalidad, y que son un factor de riesgo para causar daño al corazón, riñones, vasos sanguíneos, ojos y nervios.

Por ejemplo, la diabetes mellitus tipo 2 es un problema de salud importante. Se estima que de los 414 millones que la padecen a nivel mundial 41.1 millones viven en Latinoamérica. En México, la prevalencia es de 15.8%, la más alta entre los países de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), en donde el promedio de los países miembros es de 7%; mientras que en Costa Rica es de (8.5%), Guatemala (7.5%), Panamá (9%), Honduras (7.2%), y en República Dominicana (9.3%).

Y es que padecer diabetes incrementa tres veces el riesgo de enfermedades cardiovasculares y falla renal, por lo que en especial esta comunidad debe de ser diagnosticada y tratada de manera integral, es decir, se debe identificar también si el paciente sufre de algún otro padecimiento correlacionado, y controlar su glucosa, los lípidos, la presión arterial y el peso.

Los médicos comentaron que uno de los mayores retos que enfrentan los pacientes con diabetes es la forma pasiva en la que se sigue tratando la enfermedad.

De acuerdo con algunos análisis sobre el impacto económico de estas enfermedades, del uno al dos por ciento del presupuesto de atención médica se gasta en insuficiencia cardíaca en todo el mundo y es la principal causa de hospitalización para las personas mayores de 65 años y a menudo se complica al manejar enfermedades interrelacionadas, como la diabetes.

Entre el 20 al 40% de los pacientes hospitalizados con insuficiencia cardíaca tienen diabetes.

Por ello, los expertos destacaron que las medidas orientadas a mejorar la capacidad de diagnóstico y tratamiento deben llevarse a cabo en el contexto de la atención integral de las enfermedades no transmisibles porque así se consiguen mejores resultados clínicos.

Por su parte, el Dr. George L. Bakris, profesor de medicina del Centro Médico de la Universidad de Chicago, comentó que la diabetes es la causa más común de enfermedad renal en etapa terminal. “En los últimos 30 años se han desarrollado muchas terapias complementarias para lograr el control glucémico y tener un impacto positivo en el terreno cardiovascular.

“Sin embargo, resultados de ensayos clínicos recientes han demostrado un beneficio significativo de estas nuevas terapias, al reducir el riesgo de muerte por enfermedad renal y cardiovascular.  Con esto podemos decir que el manejo de la enfermedad renal en pacientes con diabetes tipo 2 puede estar entrando en una nueva era, y refuerza el abordaje integral que debemos pensar para lograr un impacto significativo en estas enfermedades”, apuntó.

Finalmente, el doctor Alberto Hegewisch, director médico de AstraZeneca en México, señaló que “a medida que la ciencia va descubriendo la interrelación entre los padecimientos cardiovascular, renal y metabólicos, buscamos atender esta necesidad de forma holística.  Parte de nuestro compromiso es contribuir para cambiar el curso de la diabetes en México, con alianzas como esta, educando a médicos y con iniciativas como #MásQueGlucosa, que tiene por objetivo abordar de forma integral a los padecimientos cardio – renal – metabólicos.

Esta iniciativa tiene tres pilares fundamentales: acciones con pacientes, apoyo a la investigación y en educación para médicos. En este congreso se actualizarán más de 3,400 médicos en cuanto a los últimos resultados de estudios clínicos que demuestran reducción de riesgo cardiovascular y reducción de progresión de enfermedad renal en pacientes con diabetes. “Tenemos el compromiso de promover la prevención; identificar y trabajar en los factores de riesgo; potencializar el diagnóstico oportuno; acercar las soluciones terapéuticas más innovadoras; crear alianzas e implementar nuevos modelos de acceso que ayuden a abordar de forma integral este conjunto de enfermedades y lograr un beneficio real en los pacientes. Definitivamente, entendemos que la diabetes es mucho más que solo medir la glucosa”.