No hay excusa para no activarse en esta cuarentena

Parte de nuestra vida es una constante búsqueda por sentirnos a gusto con nosotros mismos, realizando actividades que desarrollen nuestro potencial, que mejoren nuestra condición y que nos hagan mantener un bienestar físico, psicológico y emocional y parte de ello implica un esfuerzo y constancia, justo lo que esta cuarentena nos ha demandado;  una etapa que quedará marcada como el inicio de grandes modificaciones a nivel social y personal.

En los últimos años, las personas han decidido dedicar su tiempo en un nuevo pasatiempo: el gimnasio, una actividad cada vez más recurrente entre la sociedad y que ha logrado hacer cambios radicales, y podría creerse que las personas jóvenes son las que en su mayoría realizan este tipo de actividades, pero lo cierto es que hay cada vez mayor interés y apertura en este tema tanto en hombres y mujeres mayores enfocados principalmente al entrenamiento de resistencia, y esto es por una simpe razón:

Todo apunta a que el entrenamiento de resistencia y fuerza es una pieza clave en la ruta del envejecimiento saludable, a esos beneficios físicos y emocionales que brinda el ejercicio, se le agrega el ganar mayor resistencia, mayor fuerza, pero también existe una parte importante en lo que se refiere al envejecimiento. Estos entrenamientos ayudan a mantener una salud mental y a la prevención del deterioro cognitivo.

Los beneficios que existen al continuar ejercitándonos aun en esta cuarentena, es porque nos hace pensar menos en la situación por la que estamos pasando, es decir, buscar una manera productiva de pasarlo en casa y que a su vez nos propicie nuevas rutinas, favorezca las existentes y abone a nuestra vida lo necesario para disfrutar nuestro proceso de envejecimiento.

Los beneficios que la salud cognitiva y física traen a las personas mayores al hacer rutinas de ejercicios son una mayor aptitud cardiorrespiratoria, la cual se asocia con una mejor función cognitiva, impactando favorablemente en las funciones ejecutivas y las tareas de memoria,

La recomendación sobre las rutinas que se deben implementar en el entrenamiento de fuerza es de al menos dos veces por semana, con movimientos de las extremidades superiores e inferiores, estos deben incluir en la rutina ejercicios de equilibrio, entrenamiento de fuerza y cardio.

La resistencia ante el público.

Algunas personas mayores tienden a sentirse incomodos o a no disfrutar las rutinas de ejercicio cuando son de manera grupal, por lo que las alternativas tecnológicas es una manera nueva y autodidacta de hacerlo, los recursos que hoy por hoy nos dan las redes sociales y los medios electrónicos pueden favorecer y tener un impacto positivo en la persona que desea hacer rutinas de manera privada.

 

Imagen: Freepik.com

 

Por: Erick ángeles Preciado.

Licenciado en Gerontología.

Director y Fundador de SEGEIN.