Estudio sugiere que consumo de café se asocia a menor riesgo de caídas en adultos mayores

Investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) realizaron un estudio para examinar la asociación entre el consumo habitual de café y el riesgo de caída(s), caídas perjudiciales y caídas con fractura en adultos mayores.

Seniors-ENRICA y UK Biobank

El estudio Seniors-Enrica comenzó entre 2008-2010 sobre un total de tres mil doscientos ochenta y nueve españoles mayores de sesenta años procedentes de todo el país. Por su parte, el estudio UK Biobank comenzó entre 2006-2010 sobre un total de ochenta y un mil setecientos veinte participantes mayores de sesenta años y procedentes de todo Reino Unido.

Ambos estudios recogieron inicialmente:

  • Información sociodemográfica
  • Estilos de vida
  • Estado de salud
  • Diagnóstico de enfermedades
  • Muestras de sangre y orina

Posteriormente siguieron de manera continuada a los participantes, durante siete años en el caso del estudio Seniors-ENRICA; y durante diez años en el caso del estudio UK Biobank.

Resultados

Los resultados de este estudio, publicados en el artículo “Habitual coffee consumption and risk of falls in 2 European cohorts of older adults” en el  The American Journal of Clinical Nutrition, indican que el consumo de café se asocia con un menor riesgo de caídas en los participantes del conjunto de personas Seniors-ENRICA (Estudio de Nutrición y Riesgo Cardiovascular en España) y UK Biobank (en Reino Unido).

Las caídas son una de las principales causas de lesiones, discapacidad y muerte prematura en adultos mayores. “Estos resultados ponen de manifiesto que el consumo de café no supone un riesgo a la hora de sufrir caídas en las personas mayores”, afirma Marcos D. Machado-Fragua, estudiante de doctorado en la Facultad de Medicina de la UAM y primer firmante del trabajo.

Finalmente observamos que los participantes que tenían un consumo mayor de café total y café con cafeína tuvieron un menor riesgo de caerse. Además, en el estudio Seniors-ENRICA también se observó que los participantes que tenían un mayor consumo de cafeína tuvieron un menor riesgo de caídas con consecuencias físicas leves”, señala Esther Lopez-Garcia, profesora e investigadora en la Facultad de Medicina de la UAM y coautora del estudio.

Además, los autores puntualizan: “aunque los resultados son consistentes en estas dos poblaciones con diferentes estilos de vida y características sociodemográficas; son necesarios más estudios que confirmen estas asociaciones en otras poblaciones; y que establezcan qué constituyentes del café son responsables de la asociación observada”.

Conclusión

Aunque el consumo de café podría ser beneficioso y seguro para los adultos mayores, es necesaria la supervisión médica sobre su consumo. Sobre todo en las personas que presentan problemas de salud relacionados con cafeína.