lunes, julio 22, 2024
Alimentación

Alimentación y prevención de Alzheimer

Descubrir el poder de los alimentos y el efecto de prevención a través de ellos

Este 21 de septiembre Día Mundial del Alzheimer, nos brinda la oportunidad de difundir información sobre la enfermedad para que podamos acceder a información basada en evidencia científica ya que de esta manera podemos concientizarnos como población, a quienes la padecen y a los cuidadores de quienes la padecen para buscar las herramientas para mejorar la calidad de vida en la medida de lo posible, por eso quiero compartirte los principios de un patrón de alimentación saludable que se ha estudiado como prevención de enfermedad crónica degenerativa.

Disminuir el riesgo de padecer Alzheimer eligiendo un patrón alimenticio saludable

La inflamación es un elemento importante en la mayoría de trastornos crónicos de la salud, como es el Alzheimer. La dieta antiinflamatoria es un patrón alimenticio basado en mejorar la calidad y obtención de compuestos que encontramos en los alimentos de manera natural para reducir marcadores de inflamación en el cuerpo y  poder hacer frente como tratamiento preventivo aumentando directamente de la dieta los compuestos con función benéfica para nuestro cuerpo. Parte de la base de este patrón que puedes seguir y elegir cada día conscientemente en tu alimentación es comer una gran cantidad de frutas, verduras, hierbas y especias. Las frutas y verduras de colores tienen diversidad de compuestos “fitoquimicos” que tienen propiedades antiinflamatorias, antioxidantes, y además contienen fibra con amplios beneficios a tu función digestiva. Los alimentos que puedes incluir con un efecto antiinflamatorio mayor a otros son las cebollas, arándanos naturales, té verde, cúrcuma, ajo, cilantro, canela, nuez, pimienta, cacao, los frutos cítricos, tomates y fresas.

Consume frutos secos  y semillas, ya que estos no solo tienen compuestos fenólicos con capacidad antinflamatoria si no también, una gran proporción de grasas poliinsaturadas “grasas buenas” como omega 3  y 6 que son cruciales para una buena respuesta inflamatoria, para que puedas tener estos beneficios consume diario diversos tipos, como semillas de calabaza, de girasol, almendras, nueces, semillas de lino.

Consume fuentes de probióticos naturales para que mejores tu salud digestiva directamente desde tu microbiota y puedas tener un equilibrio del sistema inmune. Para esto busca incrementar en tu dieta alimentos como el kéfir de leche una bebida fermentada y el yogurt y recuerda, para poder mantener estos beneficios  debes consumir alimentos prebióticos como espárragos, alcachofas, cebollas, ajo y demás alimentos de origen vegetal

Estas recomendaciones están basadas en este patrón de alimentación que es saludable y se ha estudiado por su capacidad de prevención en enfermedades crónicas, recuerda que tu alimentación y tu tratamiento debe ser individualizado para poder generar un resultado especifico de acuerdo a las enfermedades y salud,  y que la educación nutricional que se logra al acudir a consulta nutricional es la base para poder prevenir y tratar enfermedades.

¡Sigamos concientizándonos  ya aprendiendo para prevenir cada vez mas  a través de la alimentación saludable y disfrutable!

 

Elaborado por Estefanía Hernández | Nutrióloga

También te puede interesar:

Señales que necesitas un descanso mental