sábado, junio 22, 2024
Alimentación

Amor a primera vista en la nutrición

Descubre como los aromas afectan tus elecciones alimenticias.

En nuestra búsqueda por comprender mejor los factores que influyen en nuestras elecciones alimenticias, muchas veces nos pasa por alto el papel fundamental que desempeñan los aromas. ¿Alguna vez te has preguntado por qué ciertos olores despiertan tu apetito o te hacen desear un platillo específico?

Los aromas no solo añaden placer a nuestra experiencia de comer, sino que también desencadenan respuestas fisiológicas en nuestro cuerpo. Desde el momento en que percibimos un aroma tentador, nuestro cerebro comienza a enviar señales que afectan nuestro estado de ánimo, apetito y antojos. Por ejemplo, el aroma a pan recién horneado puede evocar recuerdos reconfortantes de momentos muy felices en el pasado, lo que nos lleva a ansiar un delicioso bocado de pan.

Pero ¿cómo pueden los aromas influir en nuestras elecciones alimenticias de manera más directa? La respuesta radica en la estrecha conexión entre nuestro sentido del olfato y nuestro sentido del gusto. Cuando olemos un alimento, los receptores olfativos en nuestra nariz envían señales al cerebro, que luego se integran con las señales del sentido del gusto. Esta sinergia entre el olfato y el gusto intensifica nuestra percepción del sabor, lo que puede hacer que ciertos alimentos parezcan más apetecibles.

Entender cómo los aromas afectan nuestras elecciones alimenticias puede ser útil para mejorar nuestra relación con la comida y tomar decisiones más conscientes. Aquí hay algunos consejos prácticos para aprovechar el poder de los aromas en tu vida diaria:

Cocina con hierbas y especias frescas

Añadir hierbas aromáticas como albahaca, romero y tomillo a tus platos no solo mejora el sabor, sino que también estimula tus sentidos olfativos, aumentando tu disfrute de la comida.

Disfruta de aromas naturales

Opta por alimentos frescos y naturales en lugar de productos procesados, ya que estos suelen tener aromas más sutiles y auténticos que pueden mejorar tu experiencia culinaria.

Prueba la aromaterapia

Algunos estudios sugieren que ciertos aromas, como la lavanda y la menta, pueden tener efectos relajantes y ayudar a reducir el estrés, lo que puede influir positivamente en tus elecciones alimenticias.

Mantén un diario de aromas

Lleva un registro de los aromas que te resultan más atractivos y cómo influyen en tus antojos y elecciones alimenticias. Esto te ayudará a ser más consciente de tus preferencias y patrones de consumo. Al ser conscientes de cómo los aromas afectan nuestros sentidos y emociones, podemos mejorar bastante nuestra relacion con la comida.

“Que comer rico y sano siempre sea posible”

Elaborado por Estefanía Hernández | Nutrióloga