sábado, julio 13, 2024
Salud

Salud bucal en personas dependientes

En el mundo del cuidado geriátrico, la salud bucal a veces se cuela en segundo plano, ¿verdad? ¡Pero cuidado! Ignorarla puede poner en riesgo la salud de tu ser querido sobre todo cuando se trata de una persona con dependencia moderada o total. En serio, es tan importante como las movilizaciones, el ejercicio o la alimentación.

En este artículo, vamos a abordar el tema sin rodeos y de manera práctica. Así que, ¡prepárate para mejorar tu cuidado geriátrico! Y, claro, si tienes dudas, ¡un profesional siempre es el héroe de la historia dental! 😁🦷

BANNER – 1

Importancia de la Salud Bucal:

La salud bucal es un componente esencial de nuestro bienestar general. Es la coordinación de factores como la higiene dental, el estado de las encías, la prevención de enfermedades orales y cuidado de auxiliares geriátricos como las prótesis dentales.

De ahí la relevancia de no omitir este tipo de cuidados en una persona dependiente, pues de esta manera logramos:

Prevención de Problemas Dentales:

Caries, enfermedades de las encías, mal aliento, entre otras complicaciones dentales.

Bienestar General:

Una boca saludable no solo es clave para prevenir problemas dentales, sino que también influye directamente en nuestro bienestar físico y emocional. Además, proporciona una confianza invaluable en nuestras interacciones cotidianas. Imagina no poder mantener una buena higiene dental por ti mismo, y que este aspecto pase desapercibido para tus seres queridos o cuidadores.

Mejora del Confort:

La atención bucal adecuada no solo previene problemas, sino que también mejora el confort diario, facilitando la alimentación y reduciendo posibles molestias.

Estrategias para la Salud Bucal:

  • Preparación del Entorno: Crear un entorno propicio para el cuidado bucal, con buena iluminación y comodidades, establecerá las bases para una rutina efectiva.
  • Incorporación Armoniosa: Sugerimos estrategias para integrar la rutina de cuidado bucal de manera armoniosa en la rutina diaria, convirtiéndola en una experiencia positiva.
  • No olvides explicar al paciente en todo momento de qué trata la actividad y prestar atención a cualquier queja.
  • Productos Específicos: Te recomendamos uso de cepillos de dientes suaves y enjuagues bucales sin alcohol.
  • Técnicas de Cepillado: estas deberán ser efectivas, adaptadas a diferentes niveles de movilidad, para garantizar una limpieza completa y cómoda.
  • Enfoque Personalizado: La individualización del cuidado bucal, considerando necesidades específicas y posibles resistencias, será clave para lograr una rutina exitosa.
  • En casos particulares podrías optar por el uso de una gasa y abatelenguas o incluso cepillos eléctricos.

 

Otros consejos prácticos:
  • Valore el grado de autonomía de la persona mayor a la que cuida, motívele para que colabore en lo que pueda y ayúdele solamente en lo necesario.
  • Siempre que sea posible, es de gran ayuda que los grifos del cuarto de baño sean monomando tipo palanca y termostáticos; tener jabón en el dispensador para manejarlo con una sola mano y que la luz se conecte automáticamente con detector de movimiento.
  • Respete al máximo su intimidad.
  • Tenga en cuenta sus preferencias personales en relación con la higiene corporal.
  • Los dientes se cepillan desde la encía hacia el diente y por las partes externa, interna, superior e inferior.
  • Si la persona está inconsciente, coloque la cabeza de lado. Use un depresor con una gasa enrollada, mojándola en una solución antiséptica diluida con agua.
  • Use pastillas limpiadoras para la dentadura postiza (prótesis dental).
  • Vigile la aparición de heridas en la boca.
  • Si la lengua está muy roja o tiene placas blancas, puede haber infección por hongos. Consulte su médico.
  • Si la persona mayor utiliza inhaladores, se recomienda limpiar la boca o hacer enjuagues con agua con bicarbonato (agua bicarbonatada o alcalina).
Elaborado por Jazmín Camacho | Gerontóloga