Estudian uso de música como alternativa a fármaco preoperatorio que se usa habitualmente para calmar nervios

La música puede ofrecer una alternativa al uso de un medicamento que se usa habitualmente para calmar los nervios antes del uso de anestesia regional (bloqueo de los nervios periféricos). La medicina musical es una intervención no farmacológica que es virtualmente libre de daños, es relativamente barata y se ha demostrado que disminuye significativamente la ansiedad preoperatoria.

Esto de acuerdo a los resultados de un ensayo clínico titulado “Música versus midazolam durante la colocación preoperatoria de bloqueos nerviosos: un estudio prospectivo, aleatorizado y controlado” que fue publicado en línea en la revista Regional Anesthesia & Pain Medicine.

La medicina musical es una intervención no farmacológica que es virtualmente libre de daños; es relativamente barata; y se ha demostrado que disminuye significativamente la ansiedad preoperatoria. En este estudio, el fue comparar el uso de la música con el midazolam como un ansiolítico preoperatorio antes de la administración de un bloqueo nervioso periférico de inyección única guiado por ultrasonido.

En el estudio se informa que la música parece tener efectos similares a los del sedante midazolam. El cual sirve para reducir la ansiedad antes de un bloqueo de nervio periférico; un tipo de procedimiento anestésico realizado bajo guía de ultrasonido y diseñado para adormecer una región específica del cuerpo.

La ansiedad preoperatoria es común y puede elevar los niveles de hormonas del estrés en el cuerpo, lo que a su vez puede afectar la recuperación después de la cirugía.

Por lo general, se trata con benzodiazepinas, como el midazolam. Pero estos medicamentos tienen efectos secundarios. Como afectar la respiración; alterar el flujo sanguíneo y; paradójicamente, aumentar los niveles de agitación y hostilidad. El uso de estos medicamentos también requiere un control continuo por parte de un clínico calificado.

La medicina musical ya se ha utilizado para reducir la ansiedad preoperatoria. Pero no se ha comparado directamente con el midazolam intravenoso.

Los investigadores querían averiguar si podrían ofrecer una alternativa adecuada al midazolam para calmar los nervios antes de llevar a cabo un bloqueo nervioso periférico (regional).

Midazolam versus música

Se asignaron al azar a 157 adultos para recibir 1-2 mg de midazolam (80), inyectados 3 minutos antes del uso de un bloqueo de nervio periférico. Otro grupo se le designo para escuchar la serie de música Weightless de Marconi Union a través de auriculares con cancelación de ruido (77) para el mismo período de tiempo.

Los niveles de ansiedad se clasificaron usando la medida validada STAI-6 antes y después del uso de cada método para calmar la ansiedad. La satisfacción entre pacientes y médicos se calificó en una escala de 10 puntos, con 0 que refleja el nivel más bajo de satisfacción. La medida STAI-6 se usa para abreviar State Trait Anxiety Inventory-6, Inventario de Ansiedad de Rasgo Estado-6.

Resultados

Los cambios en los niveles de ansiedad preoperatoria fueron similares en ambos grupos. Aunque los pacientes en el grupo de música estaban menos satisfechos que los que recibieron midazolam. Posiblemente porque los pacientes no podían elegir la música que escuchaban, sugieren los investigadores.

Pero no hubo diferencia en los niveles de satisfacción entre los médicos.

Observaciones

Los pacientes y los médicos pensaron que era más difícil comunicarse cuando la música se usaba para calmar los nervios. Esto posiblemente debido al uso de audífonos con cancelación de ruido, y no estandarizar el volumen de la música, sugieren los investigadores.

Aceptan que una comparación que dura solo 3 minutos puede haber sido demasiado breve. Pero se eligió este período porque es el tiempo que tarda el midazolam en alcanzar su máxima eficacia. Y reconocen que la medida utilizada para evaluar la satisfacción no era una escala validada.

Sin embargo, sus descubrimientos los llevan a concluir que la música puede ofrecerse como una alternativa al midazolam antes de llevar a cabo un bloqueo nervioso regional.

Finalmente subrayan, “se necesitan más estudios para evaluar si el tipo de música, así como la forma en que se entrega, ofrece ventajas sobre el midazolam que superan el aumento de las barreras de comunicación“.