Semana Mundial de la Incontinencia

Las personas que presentan incontinencia urinaria pueden ver afectada su vida cotidiana, sus relaciones familiares, sociales y laborales, pues tienden a aislarse por vergüenza y ello provoca pérdida de autoestima, ansiedad e incluso depresión.

Además, por temor a que la salida de orina genere malos olores, sensación de suciedad y molestias, reducen sus tareas habituales; y ven coartada su independencia. De tal modo que dejan de practicar deportes; salir a divertirse o; incluso, realizar tareas productivas. Por ello, es muy importante contar con alternativas que ofrezcan calidad de vida para quienes tienen incontinencia. Ayudándolos a reincorporarse a su actividad social.

Incontinencia

La incontinencia urinaria es la pérdida del control de la vejiga; y sus signos de aparición varían desde una fuga de orina leve hasta la salida abundante e incontrolable de ésta. Puede ocurrirle a cualquiera, pero es más común en edades avanzadas.

Para crear conciencia sobre el tema, cada año se conmemora la Semana Mundial de la Incontinencia. Se conmemora del 18 al 24 de junio, tiene como objetivo eliminar los estigmas que existen alrededor del tema; y poder encontrar soluciones para mejorar la calidad de vida de las personas que la padecen.

Actualmente, se estima que existen 400 millones de personas con esta condición, resaltando que si la incontinencia fuera un país, sería el tercer más grande del mundo. Esta situación no sólo afecta físicamente a las personas con este síntoma, sino que también su autoestima se ve afectada.

La incontinencia afecta de manera emocional a las personas que la padecen, provocando un fuerte impacto en su calidad de vida, por ello es primordial ofrecerles atención integral, a través de productos de contención que se ajustan a las necesidades de cada persona y de apoyo emocional, para que continúen con sus actividades normales.

Reporte de Higiene y Salud

Es interesante conocer datos del Reporte de Higiene y Salud 2018/2019 realizado en 15 países incluido México por Essity, empresa global en higiene y salud. En el reporte se señala que uno de los temores más presentes para los mexicanos es el de perder la capacidad de cuidarse debido a la vejez o una discapacidad.

Sobre este tema, el estudio también refleja que 80% de los mexicanos se preocupan por no poder ir al baño por sí solos a medida que envejecen. Mientras que 70% se inquietan de no ser capaces de cuidar su higiene personal por sí mismos.

Por todo ello es fundamental eliminar tabúes; crear soluciones disponibles y mostrar ejemplos positivos de personas que viven con incontinencia. Para que aquellos que la padecen puedan estar más inclinados a buscar ayuda y recuperar su dignidad.