Problemas con tareas financieras sencillas ¿pueden ser una señal temprana de demencias como el Alzheimer?

Los adultos mayores a menudo muestran signos de desaceleración cuando se trata de administrar sus finanzas, por ejemplo al calcular su cambio al pagar en efectivo o llevar sus estados de cuentas. Estos cambios ocurren incluso en adultos que son cognitivamente sanos. Pero los problemas para administrar el dinero también pueden ser un presagio de la demencia.

Informa la investigación de Duke publicada en The Journal of Prevention of Alzheimer’s Disease, y podría estar relacionado con la cantidad de depósitos de proteínas acumulados en el cerebro.

Hubo una percepción errónea de que la dificultad financiera puede ocurrir solo en las últimas etapas de la demencia; pero esto puede suceder temprano y los cambios pueden ser sutiles“, dijo P. Murali Doraiswamy, MBBS, profesor de psiquiatría y geriatría en Duke y autor senior del artículo. “Cuanto más podamos entender la capacidad de toma de decisiones financieras de los adultos y cómo eso puede cambiar con el envejecimiento; mejor podremos informar a la sociedad sobre esos temas“.

Datos del estudio

Los hallazgos se basan en los datos de 243 adultos de 55 a 90 años en un estudio longitudinal denominado “Iniciativa de neuroimagen de la enfermedad de Alzheimer. El estudio incluyó pruebas de habilidades financieras y exploraciones cerebrales para conocer la acumulación de proteínas de las placas de beta-amiloide.

El estudio incluyó:

  • adultos cognitivamente sanos,
  • adultos con deterioro leve de la memoria (a veces un precursor de Alzheimer)
  • y adultos con un diagnóstico de Alzheimer.

Resultados

Las pruebas revelaron que las habilidades financieras específicas disminuyeron con la edad y en las primeras etapas del deterioro leve de la memoria. El descenso fue similar en hombres y mujeres.

Después de analizar la educación de una persona y otros datos demográficos, los científicos descubrieron que cuanto más extensas eran las placas amiloides; peor era su capacidad para comprender y aplicar conceptos financieros básicos o completar tareas como calcular el saldo de una cuenta.

Los adultos mayores tienen una parte desproporcionada de la riqueza en la mayoría de los países y un estimado de $ 18 billones solo en los Estados Unidos“, dijo Doraiswamy. “Poco se sabe sobre qué circuitos cerebrales subyacen a la pérdida de habilidades financieras en la demencia. Dado el aumento de los casos de demencia en las próximas décadas y su vulnerabilidad a las estafas financieras, esta es un área de alta prioridad para la investigación“.

Incluso las personas cognitivamente sanas pueden desarrollar placas de proteínas a medida que envejecen. Las placas pueden aparecer años antes y estar más extendidas en las personas con riesgo de enfermedad de Alzheimer, debido a una historia familiar o deterioro leve de la memoria, dijo Doraiswamy.

La mayoría de las pruebas para detectar la demencia temprana y la enfermedad de Alzheimer se centran en la memoria, dijo la investigadora de Duke, Sierra Tolbert, autora principal del estudio.

Propuesta

Una evaluación de capacidad financiera, como la forma corta del instrumento de capacidad financiera de 20 minutos utilizada en el estudio de Duke, podría ser una herramienta para que los médicos puedan realizar un seguimiento de la función cognitiva de una persona a lo largo del tiempo y e incluso es lo suficientemente sensible como para detectar cambios sutiles.

Los médicos podrían considerar asesorar de forma proactiva a sus pacientes usando esta escala, pero no está muy en uso“, dijo Tolbert. “Si los puntajes de alguien están disminuyendo, eso podría ser una señal de advertencia. Esperamos que con esta investigación, más médicos tomen conciencia de que existen herramientas que pueden medir cambios sutiles con el tiempo; y posiblemente ayudar a los pacientes y sus familias a proteger a sus seres queridos y sus finanzas”.