Informan como entrenamiento físico afecta ‘grasa abdominal’ en personas obesas de más de 70 años

La  creciente tendencia de obesidad, junto con la disminución de nuestro nivel de actividad física a medida que envejecemos, aumenta seriamente nuestro riesgo de enfermedades y muerte.

Sabemos que el envejecimiento conduce a una disminución gradual de la masa corporal magra (LBM). En pocas palabras, LBM es el peso total de su cuerpo menos el peso asociado con el tejido graso. A medida que envejecemos, la distribución de la grasa en el cuerpo puede cambiar, y con frecuencia aumenta en la región abdominal. Este es un problema de salud para los adultos mayores, porque la llamada “grasa abdominal” (también conocida como “obesidad central“) está asociada con un mayor riesgo de enfermedad cardíaca que la obesidad general.

Diseño del estudio

Un equipo de investigadores diseñó un estudio para obtener más información sobre los efectos de un entrenamiento sencillo de 10 semanas, fácil de realizar, personalizado y de intensidad vigorosa, entre personas de 70 años con “grasa abdominal“. Su estudio fue publicado en el Diario de la Sociedad Americana de Geriatría.

Los investigadores reclutaron a los participantes de la Iniciativa de Envejecimiento Saludable (HAI) en los meses de enero de 2018 y febrero de 2018. HAI es un estudio en curso realizado en el norte de Suecia. En el HAI, todas las personas de 70 años en el área fueron invitadas a participar en una encuesta de salud gratuita. Hasta la fecha, el 68 por ciento de la población elegible aceptó participar.

Ejecución de ejercicios progresivos

Los participantes que fueron asignados al grupo de ejercicios participaron en un programa de ejercicios progresivos de 10 semanas que comenzó en febrero de 2018. El programa consistió en sesiones cortas de entrenamiento supervisadas, realizadas en un entorno grupal, tres veces por semana durante 10 semanas.

A los 36 participantes se les enseñó a realizar ejercicios de entrenamiento de peso corporal con un uso mínimo del equipo. Al principio durante 18 minutos, alternando el ejercicio con períodos de descanso en una proporción de 40/20. Por ejemplo, 40 segundos de trabajo y luego 20 de descanso.

Los participantes trabajaron durante un período de entrenamiento de 36 minutos a medida que su volumen de entrenamiento aumentaba gradualmente.

Otros treinta y seis participantes mantuvieron su estilo de vida diaria y sus rutinas a lo largo del estudio y sirvieron como grupo de control.

Los participantes tenían aproximadamente 70 años de edad, y aproximadamente un número igual de hombres y mujeres participaron.

Los participantes en el grupo de ejercicio disminuyeron su masa grasa en casi dos libras –907 gramos– y ganaron alrededor de una libra -453 gramos- corporal de peso magro en comparación con el grupo de control.

Conclusiones

Los investigadores concluyeron que 10 semanas de entrenamiento intenso en intervalos de intensidad mejoraron la composición corporal en adultos mayores con grasa abdominal.

Aquellos en el grupo de ejercicio vieron una disminución casi triplicada en su masa grasa total en comparación con los participantes en el grupo de control.

El grupo de ejercicio también vio efectos positivos en la masa corporal magra total. La “capacidad” del programa de ejercicios se reflejó en las altas tasas de asistencia (89 por ciento) para las sesiones de capacitación.

Curiosamente, el ejercicio disminuyó significativamente la grasa abdominal en los hombres, pero no en las mujeres que participaron. Es probable que se necesite más investigación para explicar este hallazgo con mayor detalle.

En general, los investigadores sugirieron que los ejercicios fáciles de realizar, diseñados para adaptarse a un entorno doméstico sin la necesidad de costosos equipos de gimnasia, pueden generalizarse a otros entornos y grupos de personas.