La tercera parte de los casos de demencia pueden prevenirse con el estilo de vida

Si bien, en la actualidad, no es posible prevenir las demencias, luchar contra este flagelo podría ser más factible de lo que se pensaba.

De acuerdo con el estudio: “Prevención, intervención y atención de la demencia”, publicado en la revista The Lancet, la modificación de ciertos factores del estilo de vida podrían prevenir una tercera parte de los casos de demencia, enfermedad que afecta a unos 800 mil mexicanos y que acorde con la Organización Mundial de la Salud, la enfermedad de Alzheimer representa hasta 70% por ciento de éstas.

“De todas las formas holísticas de tratar una enfermedad, nada se compara con combatirla en sus etapas primarias”, comenta al respecto Francisco Mesa, Director Médico de Belmont Village Senior Living, quien señala que los cambios que ocurren en el cerebro a través de su activación o entrenamiento inducido, se producen a lo largo de todas las etapas de la vida, por lo que mitigar los factores de riesgo nos proporciona una manera poderosa de reducir la carga de este tipo de enfermedades degenerativas.

La investigación sugiere que alrededor de 35% de los casos son atribuibles a una combinación de nueve factores de riesgo, los cuales deben atenderse a lo largo de las etapas de la vida para contribuir a mejorar la función cerebral y hacer más lento el deterioro cognitivo.

Dichos factores de riesgo a intervenir son:

Desde la infancia

1. Estudiar por lo menos los primeros 12 años y seguir aprendiendo durante las distintas etapas de la vida.
Durante la vida adulta:
2. Evitar o tratar hipertensión arterial.
3. Mantener un peso saludable y evitar la obesidad.
4. Evitar fumar.
5. Atender la pérdida de audición.

En los adultos mayores

6. Tratar la depresión.
7. Controlar la diabetes.
8. Activar el cuerpo y ejercitarse durante la vejez.
9. Aumentar el contacto social.

El estudio de The Lancet señala también los efectos benéficos de las intervenciones psicológicas, sociales y ambientales como el contacto social, el ejercicio y las actividades rutinarias para atender en una etapa temprana a este tipo de enfermedades.

En este sentido y entendiendo la creciente necesidad de contar con herramientas para ayudar al fortalecimiento de la memoria y cognición de las personas mayores con un Deterioro Cognitivo Leve, el psiquiatra destaca  la importancia que tienen para los adultos mayores, los Círculos de Amigos, los cuales son propicios para el desarrollo físico y mental, la creatividad y el razonamiento de las personas con síntomas de inicio de pérdida de memoria.

Si bien hay factores del estilo de vida que pueden reducir o aumentar el riesgo de desarrollar algún tipo de demencia, la evidencia científica indica que modificarlos o intervenirlos tempranamente, puede significar la ralentización de su aparición, ofreciendo a las personas y a sus familiares, más tiempo en mejores condiciones y con mayor calidad de vida.

Referencias

  • Gill Livingston, Andrew Sommerlad Et Al. Dementia prevention, intervention, and care. The Lancet. Published Online July 20, 2017 http://dx.doi.org/10.1016/ S0140-6736(17)31363-6.
  • Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012 (ENSANUT), disponible en http://ensanut.insp.mx/
  • Organización Mundial de la Salud. http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs362/es/

Fuente: Belmont Village Senior Living.