Estudio analiza riesgo de desarrollar demencia y una fuerte habilidad de hablar varios idiomas

Una fuerte habilidad en los idiomas puede ayudar a reducir el riesgo de desarrollar demencia, dice un nuevo estudio de la Universidad de Waterloo.

Los resultados de la investigación, fueron publicados en el artículo “Multilingualism and Dementia Risk: Longitudinal Analysis of the Nun Study” (Multilingüismo y riesgo de demencia: análisis longitudinal del estudio de monjas) en el Diario de la enfermedad de Alzheimer.

Estudio de las monjas

El estudio dirigido por Suzanne Tyas, profesora de salud pública en Waterloo, analizó los resultados de salud de trescientas veinticinco monjas católicas romanas que eran miembros de las Hermanas de Notre Dame en los Estados Unidos. Los datos se obtuvieron de un estudio más grande y reconocido internacionalmente que examina a las Hermanas, conocido como el Estudio de las Monjas.

Los investigadores encontraron que el seis por ciento de las monjas que hablaban cuatro o más idiomas desarrollaron demencia. Esto en comparación con el treinta y seis por ciento de las que solo hablaban uno. Sin embargo, saber dos o tres idiomas no redujo significativamente el riesgo en este estudio, que difiere de algunas investigaciones previas.

El estudio de las monjas es único: es un experimento natural, con vidas muy diferentes en la infancia y la adolescencia antes de ingresar al convento. En contraste con vidas adultas muy similares en el convento“, dijo Tyas. “Esto nos da la capacidad de observar los factores de la vida temprana en la salud y posteriormente en la vida sin preocuparnos por todos los demás factores; como: el estado socioeconómico; y la genética. Estos generalmente varían de persona a persona durante la edad adulta y pueden debilitar otros estudios“.

Tyas agregó: “El lenguaje es una habilidad compleja del cerebro humano; y cambiar entre diferentes idiomas requiere flexibilidad cognitiva. Por lo tanto, tiene sentido que el ejercicio mental adicional que los poliglotas obtendrían al hablar cuatro o más idiomas podría ayudar a que sus cerebros estén en mejor forma que hablan un solo idioma“.

Los investigadores también analizaron 106 muestras del trabajo escrito de las monjas; y lo compararon con los información más amplia. Descubrieron que la capacidad lingüística escrita afectaba si los individuos tenían un mayor riesgo de desarrollar demencia. Por ejemplo, la densidad de ideas, la cantidad de ideas expresadas con brevedad en el trabajo escrito, ayudó a reducir el riesgo, aún más que el multilingüismo.

Resultados

Este estudio demuestra que si bien ser poliglota puede ser importante, también deberíamos buscar otros ejemplos de capacidad lingüística“, dijo Tyas. “Además, necesitamos saber más sobre el multilingüismo y los aspectos qué son importantes. Como son: la edad en que se aprende un idioma por primera vez; con qué frecuencia se habla cada idioma; y cuán similares o diferentes son estos idiomas. Este conocimiento puede orientar en el desarrollo de estrategias para promover el conocimiento de múltiples lenguas; y otras formaciones lingüísticas para reducir el riesgo de desarrollar demencia“.