jueves, mayo 30, 2024
Prevención

Estudio propone cambiar forma de pensar sobre atención al final de la vida

Tres cuartas partes de los adultos mayores con una enfermedad grave visitan el departamento de emergencias durante los últimos seis meses de sus vidas. Muchos serán ingresados ​​en el hospital. Algunos nunca se irán. Pero solo una minoría de pacientes tiene una conversación con su médico sobre las preferencias para la atención al final de la vida antes de que sea demasiado tarde en el curso de la enfermedad para que se expresen sus deseos.

Identificar a los pacientes con mayor riesgo de muerte a corto plazo con suficientemente oportunidad para entablar estas conversaciones podría mejorar las experiencias de los pacientes y reducir los costos de la atención médica.

Pacientes con mayores con mayor riesgo

Investigadores del Brigham and Women’s Hospital han analizado si la pregunta «sorpresa«, que provoca las impresiones clínicas generales de un médico sobre un paciente, puede ayudar a los médicos de emergencias a identificar a pacientes mayores con mayor riesgo de muerte.

Redactado como, «¿Te sorprenderías si este paciente muriera en el próximo mes?«. Esta pregunta fue necesaria para los médicos de urgencias que trataban a pacientes en el Maine Medical Center.

Los investigadores encontraron una fuerte correlación: si un médico o asistente médico respondiera que no se sorprenderían; el paciente tenía el doble de probabilidades de morir en el próximo mes. Pero también encontraron una baja sensibilidad; lo que significa que los médicos solo capturaron una pequeña proporción de pacientes que realmente murieron en el próximo mes usando la pregunta «sorpresa«.

A pesar de su baja sensibilidad, la pregunta «sorpresa» puede ser una herramienta valiosa para ayudar a identificar a los pacientes en riesgo y provocar conversaciones sobre el final de la vida.

Los hallazgos del estudio se publican en JAMA Network Open.

Consulta de cuidados paliativos

«Para ayudar mejor a nuestros pacientes a que se acercan al final de la vida, necesitamos formas de identificar a los pacientes a los que se les debe ofrecer una consulta de cuidados paliativos; o tener conversaciones sobre enfermedades graves tan pronto como sean admitidos«, dijo el autor para correspondencia Kei Ouchi, MD, MPH, un médico especializado en medicina de emergencia en el Brigham.

«Una de las ventajas de la pregunta ‘sorpresa’ es que puede provocar una conversación respecto a los cuidados paliativos: si un médico responde: ‘No, no me sorprendería si mi paciente muriera’, el siguiente pensamiento es, naturalmente, ‘¿Qué voy a hacer al respecto?‘», Ouchi y sus colegas analizaron los datos de un subgrupo de diez mil setecientos treinta y siete adultos mayores.

Sus datos incluyeron respuestas de dieciséis mil doscientas veintitrés visitas (algunos pacientes fueron visitados en más de una ocasión). Los pacientes tenían sesenta y cinco años o más, recibieron atención en el Departamento de Emergencias y posteriormente ingresaron en el Centro Médico Maine desde el 1 de enero de 2014 hasta el 31 de diciembre de 2015. De estos pacientes, el ocho por ciento (893) fallecieron en el siguiente mes.

Los médicos de emergencias declararon que «no se sorprenderían» si el paciente falleciera en el siguiente mes en dos mil ciento cuatro de los pacientes. Controlando la edad, el sexo, la raza, el diagnóstico y otras variables; estos pacientes tenían dos punto cuatro veces más probabilidades de morir que aquellos para quienes los médicos habían dicho que se sorprenderían.

Resultados

La pregunta sorpresa demostró una sensibilidad del veinte por ciento; y una especificidad del noventa y tres por ciento. Los médicos predijeron con precisión la muerte en seiscientas ochent y cinco veces en el próximo mes; y la muerte de dos mil seiscientas treinta y nueve veces en el mismo período. Predijeron con precisión que los pacientes vivirían más de un mes doce mil tres veces e inexactamente predijeron que vivirían ese tiempo ochocientas noventa y seis veces. En general, los médicos eran setenta y ocho por ciento precisos en sus predicciones.

Los autores señalan que sus datos provienen de un único centro médico académico urbano con una población de pacientes en gran parte blanca. Lo que puede limitar la generalización de los hallazgos. También señalan que el estudio incluyó médicos y asistentes médicos. Buscar incluir a otros miembros del equipo clínico, como las enfermeras; puede ayudar a mejorar la confiabilidad y la escalabilidad de la pregunta sorpresa.

«Necesitamos cambiar nuestra forma de pensar sobre la atención al final de la vida«, dijo Ouchi.

«Tener conversaciones previas con nuestros pacientes tiene el potencial de cambiar la atención posterior. Los pacientes que tienen conversaciones sobre enfermedades graves experimentan una reducción del treinta y seis por ciento en el costo de la atención al final de la vida; con un ahorro promedio de $1,041 en la última semana. Tener las herramientas a nuestra disposición para identificar a los pacientes con mayor riesgo podría permitirnos tener estas conversaciones antes; y cambiar el aspecto de la atención al final de la vida en este país«.