Claves para cuidarte y cuidar a tu mascota durante el periodo de contingencia por COVID-19

Lo primero que hay que saber es que hasta el momento no hay evidencia de que tu perro o tu gato se puedan infectar o te pueden contagiar de COVID-19, te explicaremos por qué.

La clave para que mantengas a tu perro o gato saludable y que tú también estés tranquilo, está en la asepsia, la sana distancia y la alimentación para fortalecer las defensas y el sistema inmune.

Existe un coronavirus canino, que causa una enfermedad gastrointestinal en nuestros perros, y un coronavirus felino, que provoca peritonitis infecciosa felina en nuestros gatos, estos NO son COVID-19.

A ellos les da un Alphacoronavirus, a nosotros un Betacoronavirus; aunque son de la misma familia de virus, no son contagiosos de una especie a otra. Estaremos aislados, es un hecho, ¿por cuánto tiempo?

Es muy importante que cuides tu alimentación y la de tus compañeros de cuatro patas.

Para llevar de mejor manera la contingencia por COVD-19, tanto por tu seguridad como la de tus mascotas, la experta veterinaria, M.V.Z. Rocío López y vocera de Duché, empresa 100% mexicana, fabricante grenetina en México, nos brinda algunas recomendaciones y acciones que podemos hacer en esta emergencia sanitaria para protegernos y asegurar a nuestros perros y gatos:

  • Es imprescindible quedarnos en nuestro hogar y continuar en resguardo.
  • Es importante saber que hasta el momento no hay evidencia de que los perros, los gatos u otros animales domésticos puedan ser infectados por este nuevo coronavirus (COVID-19) o bien, que puedan ser una fuente de infección para los humanos.
  • Lo que se recomienda es que si estás enfermo o tienes sospechas de estarlo, es preferible mantenerse alejado de tus animales de compañía y utilizar una mascarilla (tapabocas), así como evitar el contacto humano, excepto por tu médico y cuidador.
  • En el caso remoto de que tu amigo canino o gatuno presente síntomas de enfermedad gastrointestinal o respiratoria es mejor que hables con tu veterinario antes de llevarlo a consulta. Es vital que le comentes si es que estuvo en contacto con alguien enfermo o sospechoso de COVID-19. Esto último ayudará al médico veterinario a guiarte y también lo estarás protegiendo de un posible contagio humano-humano.

Recomendaciones en general durante el aislamiento

  • Aun cuando no hay evidencias de contagio directo perro/gato-humano, recordemos que nuestros animales de compañía pueden propagar otras enfermedades, así que no está de más que después de unos buenos apapachos y juegos con tus amigos caninos o felinos, te laves muy bien las manos y la cara.
  • También mantener a nuestros compañeros sanos ayuda a evitar contagios, así que actualiza su calendario de vacunación y desparasitación para evitar enfermedades.
  • Como una medida más de asepsia puedes también desinfectar juguetes, platos y lavar sus camas o tapetes de manera regular. Sacarlos lo menos posible y de preferencia, hacerlo en solitario, es decir, que no interactúes con otras personas durante el paseo.
  • Cuando regreses de la calle, limpia sus patas porque, como dijimos antes, si bien, no hay indicios de que sean portadores de la enfermedad, pueden haber estado en contacto con el virus que permanece en las superficies (pavimento, pasto, etc.).
  • Intenta que sean paseos cortos y que el animal no se restriegue, recargue o acueste sobre ninguna superficie en la calle o el parque, evitando así que se contamine.
  • En las clínicas veterinarias, se pide que para apoyarlos, se atienda sólo por cita y que el animal pase solo, o si se pone muy ansioso, con una sola persona de acompañante y que no haya más personas en la sala de espera; esto por supuesto es para evitar el contacto humano-humano y disminuir la posibilidad de contagio. Además de la desinfección a la entrada y salida.
  • Los médicos veterinarios deben reportar si hay algún animal con un propietario enfermo y reforzar el cuidado al momento de tratarlo, porque ahí sí puede tener partículas de un virus humano en el pelaje y eso pone en riesgo al médico.
  • Es muy importante que cuides tu alimentación y la de tus compañeros de cuatro patas. Recuerda que en momentos de estrés las defensas suelen bajar.