martes, junio 18, 2024
Salud

Aprende a Monitorear tu Glucosa

Para una persona mayor y más aún una persona con diabetes o antecedentes de diabetes el monitoreo continuo de la glucosa es fundamental. Este proceso no solo proporciona información sobre el control de la diabetes, sino que también es esencial para la detección temprana de posibles complicaciones relacionadas con la glucosa en sangre.

Por ello, queremos compartir contigo todo lo relacionado al monitoreo glucémico y con ello guiarte en este proceso de autocuidado.

El monitoreo glucémico es un proceso que implica la medición regular de los niveles de glucosa en sangre en un individuo.

 

Frecuencia Ideal del Monitoreo Glucémico

La frecuencia puede variar según las circunstancias. Se recomienda realizarlo regularmente, especialmente después de ajustes recientes en la medicación, diagnósticos recientes, episodios previos de urgencia glucémica, o cualquier sospecha de diabetes.

Estudios básicos para Monitoreo Glucémico

 

  • Valoración con Glucómetro: Este tipo de prueba además de ser de las más comunes y sencillas, también permite un monitoreo más frecuente y puntual de los niveles de glucosa en diferentes momentos del día.

Este estudio lo puedes hacer en la comodidad de la casa.

Asegúrate contar con capacitación previa de tu médico ¡es super sencillo!, además de que el glucómetro y las tiras reactivas se encuentren en buen estado.

 

  • Hemoglobina Glicosilada: Este estudio proporciona una visión a largo plazo del control glucémico, es decir: refleja los niveles promedio de glucosa en sangre de varios meses atrás ¡Con este estudio no podrás mentirle a tu médico!

Puedes solicitarlo en cualquier laboratorio, su costo suele ser accesible.

Deberás realizar el estudio con 8 a 12 horas de ayuno.

 

  • Química Sanguínea: Esta prueba básica de los estudios de laboratorio ofrece una visión detallada de los niveles de glucosa y otros indicadores relacionados con la salud metabólica, cuando tu médico sospecha de posibles complicaciones podría solicitarle más estudios complementarios.

    Al igual que la hemoglobina Glicosilada, para este estudio deberás acudir con 8 a 12 horas de ayuno.

 

  • ¿Existen otro tipo de estudios? Sí, éstos podrán ser requeridos por tu médico para un diagnóstico o monitoreo más preciso de acuerdo a tu evolución, signos o síntomas referidos, ajustes de medicamentos, tolerancia a tratamientos, etc.

Esperemos que los avances tecnológicos puedan traernos nuevas pruebas mucho más novedosas.

 

Durante tu monitoreo glucémico ¿Qué aspectos deberías considerar?

  • El monitoreo glucémico no es solo responsabilidad de la persona mayor, sino también de quienes la rodean, sobre todo cuando la persona mayor tiene cierto grado de dependencia, deterioro cognitivo, mal apego a tratamientos, recientes ajustes de medicación, dificultad visual para la lectura de resultados del glucómetro, recientes crisis glucémicas, etc.

 

  • Registro de Toma: Mantén un registro detallado de los resultados del monitoreo para una mejor comprensión y seguimiento.

Algunos de los datos que puedes incluir son:

      • Nombre del paciente.
      • Fecha
      • Hora
      • Resultado
      • Observaciones (este apartado es ideal para colocar datos relevantes que hayan surgido durante la toma de glucosa, por ejemplo “la toma fue 2 horas de haber desayunado”, “Una noche previa cené muy pesado”, entre otras anotaciones importantes).

 

  • Conocimiento de Signos y Síntomas: Familiarízate con los signos y síntomas de alarma relacionados con la glucosa y actúa de inmediato si es necesario.

 

  • Consulta Médica Continua: Pregunta al médico sobre los posibles efectos adversos de nuevos medicamentos y evita la automedicación.

En Longevitta, abordamos diversos temas relevantes para el bienestar de las personas mayores. Les invito a explorar nuestro portal, donde encontrarán información valiosa sobre salud, cuidados y aspectos vitales para una vida plena en la edad dorada.

El monitoreo glucémico es solo una pieza del rompecabezas de la salud, y estamos aquí para guiarlos en cada paso del camino. ¡Cuidemos juntos de nuestra salud!

Elaborado por Jazmín Camacho | Gerontóloga