sábado, marzo 2, 2024
Salud

4 cambios del sueño en el adulto mayor

El sueño es una función vital para el ser humano, incluso podría considerarse pieza clave para lograr un bienestar saludable a lo largo de la vida.

En promedio, solemos dormir entre 7 a 8 hrs al día, permitiendo:

  • Recuperar y tener más energía a lo largo del día.
  • Descansar física y mentalmente.
  • Tener un mejor estado de ánimo.
  • Mantener nuestras funciones cognitivas
  • Entre otros beneficios.

Ahora bien, aunque no lo creas los trastornos y/o cambios en el ciclo del sueño sobre todo en el adulto mayor, suelen ser más frecuentes de lo que aparentan y de las principales quejas o motivos de consulta.

Además lamento decirte que no es “algo normal de la vejez” o “por que ya está viejito”.

¿A qué se deben estos cambios del sueño en el adulto mayor?
  • Enfermedades neurocognitivas y degenerativas como el Alzheimer y el Parkinson
  • Siestas diurnas
  • Insuficiencia cardiaca
  • Medicamentos
  • Cuadros depresivos o de ansiedad
  • Orinar frecuentemente por la noche
  • Entre otros

Si hasta este momento del artículo te sientes identificado con alguna de las situaciones anteriores, es sumamente importante prestar atención a posibles alteraciones que puedan estar afectando tu ciclo de sueño y evites a la larga un efecto dominó en tu salud.

¿Cuáles son los principales cambios del sueño en el adulto mayor?

A continuación enlistamos  5 cambios con algunas recomendaciones que pueden tomar en cuenta:

Insomnio

Considerada como la incapacidad de conciliar el sueño.

Se puede convertir en un problema crónico.

Somnolencias

Se trata de un estado en el que la persona suele quedarse dormida incluso cuando no quiere, en otras palabras “duerme de más”.

Esta situación se puede presentar en cuestion de segundos o minutos, por ejemplo: mientras platican, mientras esperan a que el semáforo cambie de color, etc. Lo que podría poner su vida en grave peligro.

Aumentan los despertares nocturnos

Ocasionado principalmente para ir al baño, por sed o efecto adverso de algún medicamento.

Lo que en muchos casos a la persona le genera un gran trabajo para conciliar fácilmente el sueño.

Por lo anterior, se recomienda: beber líquidos y/o alimentos 2 hrs antes de dormir, usar muy poca cantidad de agua (¼ de vaso) para tomar medicamentos por la noche o tener un vaso de agua en la habitación)

Siestas diurnas aumentan

Lo ideal es intentar no más de 1 siesta de 20 min máx.

Disminuye la eficiencia del sueño

Es decir, no hay una buena relación entre el tiempo dormido y el tiempo en cama.

Si presentas alguno de estos cambios, no minimices el problema y acude con tu médico de confianza para una valoración más exhaustiva y atención oportuna.

 

Elaborado por Jazmín Camacho | Gerontóloga