Demasiado colesterol “malo” puede tapar tus arterias. 10 hábitos saludables para disminuirlo de forma efectiva

El organismo necesita colesterol para funcionar normalmente. Sin embargo, tener demasiado puede elevar las probabilidades de sufrir una enfermedad del corazón.  Hay dos tipos de colesterol. El HDL se considera “bueno” y el LDL se considera “malo”. ¿Cuáles son las diferencias entre los dos?

El colesterol es una grasa importante para la vida, porque sintetiza todas las hormonas y las células del cuerpo. Pero cuando se eleva a niveles altos, se deposita en las arterias, haciendo que pierdan su elasticidad. Esto puede ocasionar infartos al miocardio, accidentes cerebrovasculares y gangrenas en las piernas.

El colesterol y otras grasas no se pueden disolver en la sangre. Deben transportarse hacia las células por acarreadores especiales llamados lipoproteínas, señala el especialista. Las lipoproteínas de baja densidad (LDL) son conocidas como el colesterol “malo”. Demasiado colesterol LDL puede tapar sus arterias, lo que aumenta su riesgo de tener un ataque al corazón o un accidente cerbrovascular. Las lipoproteínas de alta densidad (HDL) son conocidas como el colesterol “bueno”. Su organismo produce el colesterol HDL para su protección. Este acarrea el colesterol lejos de sus arterias. Altos niveles del colesterol HDL reducen los riesgos de un ataque cardiaco.

¿Por qué se considera “malo” el colesterol?

Cuando demasiado colesterol LDL circula en la sangre, éste puede poco a poco ir creando una capa en las paredes internas de las arterias que alimentan al corazón y al cerebro. En conjunto con otras sustancias puede formar una placa, un depósito duro y grueso que puede tapar esas arterias. Este padecimiento se conoce como aterosclerosis. Si un coágulo se forma y bloquea una arteria ya estrecha, éste puede provocar un ataque cardiaco o un accidente cerebrovascular.

¿Por qué se considera “bueno” el colesterol?

Alrededor de un tercio a un cuarto del colesterol en la sangre es transportado por lipoproteínas de alta densidad (HDL). El colesterol HDL se conoce como colesterol “bueno” debido a que un alto nivel de éste parece proteger contra un ataque cardiaco. Las lipoproteínas de alta densidad (HDL) tienden a llevarse el colesterol de las arterias al hígado, para que sea excretado del organismo. Este tipo de colesterol retira el exceso de colesterol de las placas en las arterias, y por ello retrasa la acumulación.

Prevén el colesterol con 10 hábitos saludables

  • 1 – No ingerir carnes rojas en exceso.
  • 2 – Aumentar el consumo de frutas y verduras.
  • 3 – Es recomendable incrementar el consumo de pollo y, sobre todo, de pescados.
  • 4 – Aumentar el consumo de legumbres.
  • 5 – Consumir leche y quesos descremados.
  • 6 – Evitar la manteca.
  • 7 – No comer más de tres yemas de huevo por semana.
  • 8 – Reducir el consumo de embutidos.
  • 9 – Aumentar considerablemente el consumo de cereales (salvado de avena 40gr por día).
  • 10 – Tener el hábito del ejercicio aeróbico moderado. Una caminata de 30 minutos 3 veces por semana puede contribuir a aumentar el HDL (colesterol bueno) y reducir el LDL (colesterol malo).

A estas medidas hay que agregar los diferentes tipos de medicamentos que contribuyen a normalizar el colesterol que deben ser siempre utilizados bajo control médico.  Los trastornos del colesterol, aunados a factores como el estrés, representan la principal causa de muerte en México y el mundo.

Con información de la American Heart Association.