LA NFL Y VEJEZ: HABLEMOS DE BRUCE ARIANS

¡Al Super Bowl ni la pandemia lo freno!

Un evento de tal magnitud que año con año mantiene en vilo a propios y extraños por el espectáculo tan completo que ofrece en tan solo un día, es un evento que jamás puede pasar desapercibido, aun si no te gusta el futbol americano, puede que te guste observar los “shows de medio tiempo”  o simplemente formar parte como espectador de los hitos que el evento en si logra superar.

El super tazón o super bowl 55, en toda regla a cumplido con la expectativa en lo deportivo, rompiendo récords, incluyendo uno de los primeros y que, esperemos sea la ultima vez que escuchemos de ello, hablamos de justamente el hecho de que en esta ocasión.

“El super bowl solo tuvo un aforo para 14,500 aficionados y 7,500 para el personal sanitario a causa del COVID19”

En un estadio que usualmente tiene un aforo de 65,618 y que es expandible hasta una capacidad de 75,000 asistentes, es ya un hito para la historia de los super tazones como la asistencia mas baja de todos los tiempos, y no precisamente por culpa del espectáculo, si no de la situación actual.

Otro hito importante sin duda ha sido el de Tom Brady, el quarterback que ha conseguido ya su séptimo anillo de super tazón, pero… bien dicen que los éxitos de un aprendiz son fruto de un gran maestro, y este es el caso de Bruce Charles Arians.

Nacido el 3 de Octubre de 1952 en Paterson, Nueva Jersey y quien con 68 años hoy se ha convertido en el entrenador campeón del Super Bowl LV, en su historia destacan 15 puestos importantes siendo los últimos como entrenador principal con los Cardenales de Arizona entre el 2013 y el 2017 y del 2019 a la actualidad con los Bucaneros de Tampa Bay.

Arians se había retirado en el 2017, sin embargo regreso en 2019 con el equipo de los Bucaneros de Tampa Bay obteniendo este gran resultado para su equipo y marcando también el récord como

“El entrenador más viejo en ganar un super bowl”

La frase distintiva de Arians el “No risk-it, no biscuit” es una referencia de un estilo agresivo de jugar, es decir, darlo todo, arriesgar y morir en el emparrillado. Así que, una vez mas sabemos que el envejecimiento propiamente no significa que no se puedan lograr y aspirar a grandes cosas.

También te puede interesar: