Lo que debes y no debes hacer durante el distanciamiento social para frenar el coronavirus

Se han cancelado los eventos culturales, sociales, deportivos y de entretenimiento. Los lanzamientos de películas han sido pospuestos. Las clases en las escuelas se cancelaron y la mayoría de la gente está trabajando desde casa. En el caso de que no te hayas enterado, las autoridades sanitarias nos están pidiendo que practiquemos el “distanciamiento social”, es decir, la Sana Distancia.

Si tu primer pensamiento es: “¿qué significa el distanciamiento social?” Especialistas del Hospital Houston Methodist nos explican por qué el distanciamiento social es una medida clave para aplanar la curva de contagios del coronavirus.

¿Qué es el distanciamiento social?

El distanciamiento social tiene como objetivo mantener a las personas sanas lejos de las personas enfermas, en un esfuerzo para reducir la velocidad y prevenir la propagación de una enfermedad contagiosa, como el COVID-19.

  • Significa limitar el contacto cercano con las personas y evitar estar entre grandes multitudes y grupos.
  • Evitar aglomeraciones de más de 10 personas y mantener 2 metros de distancia entre las personas.

Puede parecer inconveniente, pero es una responsabilidad social que todos debemos tomar en serio. También asegúrate de que estás practicando una higiene de manos adecuada.

Aunque algunas personas experimentan solo una enfermedad leve cuando se infectan con el nuevo coronavirus, otras no. Las medidas preventivas, como el distanciamiento social, ayudan a proteger a las personas vulnerables a que no desarrollen enfermedades más graves.

Probablemente ya lo hayas notado: el distanciamiento social puede incluir medidas a gran escala, como cancelar eventos de grupos grandes y cerrar espacios públicos.

También incluye un esfuerzo consciente e individual de cada uno de nosotros, para practicar las medidas que ayudan a prevenir la propagación del COVID-19.

Lo que se debe y no se debe hacer en el distanciamiento social

Muchas ciudades ya han implementado formas de distanciamiento social a gran escala, pero todos deberíamos estar haciendo un esfuerzo para practicar el distanciamiento social en nuestra vida personal.

En caso de que todo esto te suene muy general, aquí está lo que debes y no debes hacer en el distanciamiento social:

• Evita el contacto cercano. El COVID-19 se propaga principalmente a través del contacto de persona a persona, a través de gotitas respiratorias formadas cuando una persona enferma tose o estornuda.

• No saludar a las personas con un apretón de manos o un abrazo. De hecho, mantente a 2 metros de distancia de las demás personas, siempre que sea posible.

Evita grandes multitudes. Mantente alejado de las multitudes de más de 10 personas, especialmente si el espacio tiene circulación limitada de aire.

No lo descartes, aunque te suene exagerado. El distanciamiento social no es lo mismo que estar aislado o en cuarentena en tu hogar 24/7. Simplemente significa hacer un esfuerzo consciente para modificar tus comportamientos sociales, para reducir tu contacto con otras personas, tanto como sea posible.

¿Es efectivo el distanciamiento social?

Ya sea una boda pospuesta, una reunión cancelada o la falta total de visitas y paseos, las consecuencias del distanciamiento social a gran escala probablemente ya hayan afectado tu vida cotidiana.

Entonces, vale la pena, ¿verdad?

Uno de los principales beneficios del distanciamiento social, si se pone en acción lo suficientemente temprano durante un brote, es el efecto que tiene sobre la “curva epidémica”, es decir, su capacidad para aplanarla.

El distanciamiento social ayuda a aplanar la curva

Una curva epidémica muestra el número de casos que ocurren en un momento dado. Sin medidas preventivas, esa curva aparece con un pico muy agudo y empinado. En este escenario, es fácil ver cómo la cantidad de personas enfermas podría exceder rápida y fácilmente los recursos de atención médica disponibles, como camas de hospital o ventiladores.

“Aplanar la curva” reduce el número de casos que ocurren en un momento dado. Esto ayuda a los hospitales a garantizar la disponibilidad de suministros y recursos necesarios para proporcionar la atención eficaz que necesitan las personas con enfermedades graves. Sabemos que todas estas medidas son inconvenientes pero la salud de todos es prioridad y tenemos que cooperar.