Padrino ¡mis empanadas!, Celebración cultural Colimota

México tiene tradiciones memorables, e incluso para los turistas han sido motivos para quedarse y participar dentro de ellas. Cada estado tiene peculiares forma de festejar o celebrar algún evento o suceso que brinda una identidad, desde las historias sobre su gastronomía, fiestas patronales o hasta por ser emblemas de la historia de nuestro país y sus primeros pasos como nación.

Todas las festividades que se viven año con año no solo nos muestran ese grado de unión que las y los mexicanos podemos tener, si no también evocan directamente el recuerdo de nuestros antepasados y esa transferencia de conocimiento y cultural generación tras generación lo cual ha sido un arraigo histórico que nos ha brindado identidad y permite, mostrarle al mundo lo resiliente y maravilloso que es nuestro país.

En esta ocasión, te invito a que me acompañes a un lugar pequeño en extensión, pero grande en riqueza. Colima, tierra en los brazos del abuelo.

El día 4 de octubre de cada año en el estado de Colima se celebra una festividad religiosa a nombre del santo patrono San Francisco de Asís. Una celebración que tiene como característica una frase que invita a la unión entre los villaalvarenses en donde se lleva a cabo la principal fiesta.

El Jardín de la “villa” ubicado en el municipio vecino de la capital Colima, Villa de Álvarez, año con año es vestido con puestos de empanadas, dicha tradición se presume con una larga historia. Desde la llegadas de los frailes franciscanos a tierras colimotas y bajo el marco de la evangelización. Se dice sobre la frase que los franciscanos regalaban empanadas a quienes se las pedían de esa manera.

¡Padrino, mis empanadas!

Es un motivo para que las festividades se lleven a cabo y lo rescatable de esto es la historia que existe detrás de este festejo.

Las historias de seguramente muchas personas mayores que han heredado esta tradición por generaciones para seguir año con año llevando estas empanadas y regalarlas a quien se las pide mencionando la popular frase. Un motivo para estar presente esos días por el estado de Colima es porque puede apreciar la elaboración de las empanadas y el correr de los niños, jóvenes y, no tan jóvenes a pedir sus empanadas.

Las hay de todos sabores, y la característica principal es el trenzado y la elaboración de la pasta. Así que, si en algún momento te encuentras entre la ultima semana de septiembre y la primera de octubre recuerda pedir tus empanadas y disfrutar de esta festividad!

En donde tu vives, ¿Qué fiestas emblemáticas se festejan y que merezcan una mención por la historia y tradición? Cuantas personas mayores recuerdan con agrado aquellas tradiciones y que incluso en algunos casos han sido pioneros o jugado un rol importante para esas celebraciones.

 

Por: Erick Ángeles Preciado.

Licenciado en Gerontología.

Locutor de Conectando tu Vejez.

e.angerontologia@gmail.com