martes, junio 18, 2024
Aprendizaje y Vida Social

¿Gerontofobia?

Para algunas personas pensar en el envejecimiento, en la vejez e incluso en las personas adultas mayores no solo les genera incertidumbre, miedo o ansiedad, sino también un rechazo inconmensurable. Y aunque esto podría parecer una situación exagerada o falta de empatía; es una verdad de muchos. 

¿Por qué se origina dicho rechazo? sin duda alguna tiene una gran relación con todas las falsas creencias, mitos, tabúes y viejismos que hay en torno a este tema. Y como lo hemos mencionado en artículos anteriores es la misma sociedad quien se ha encargado de crearlos y seguir arraigados a ellos. 

Ahora bien, es cierto que actualmente las condiciones de vida de las personas adultas mayores nos han hecho cuestionarnos en más de una ocasión sobre nuestro futuro o mejor dicho sobre nuestra vejez; desde cómo será, cómo la viviremos en qué condiciones, entre otros aspectos, pero debemos entender que el envejecimiento además de ser un proceso natural de los seres vivos, muchos de los factores que originan la dependencia en la vejez, enfermedades o condiciones no favorables en esta etapa pueden ser modificables a lo largo de nuestra vida si se detectan a tiempo o bien se trabaja en cuanto antes con ellos. 

Es momento de darle la oportunidad a la vejez que no todo es como la pintan.  Y así como existen muchas personas adultas mayores que se atreven a mostrar que es posible vivir una vejez en plenitud, también lo es tomar las riendas de nuestros hábitos desde jóvenes y no solo preocuparnos por ella un par de años antes de cumplir los 60. 

¿Qué provoca la gerontofobia?

Discriminación a las personas adultas mayores por su edad, su apariencia, rendimiento físico, etc. Y con ello seguir alimentando erróneamente a todos los viejísimos y edadismos. 
Creer que el envejecimiento es curable, que se podrá detener o simplemente que pronto alguien descubrirá el elixir de la juventud.
Llegar a la vejez frustrados, con ansiedad, depresión e incluso un abandono de su salud física, mental o social.
Someterse a tratamientos milagro o antiage, que además de ser costosos prometen un rejuvenecimiento que puede poner en riesgo su salud. Recuerda que el envejecimiento no solo se trata de apariencia.

 

Los viejos de ahora, ya no son los mismos y con ello un nuevo panorama de la vejez comienza a vislumbrarse. ¿Te animas a trazar tu propia vejez de manera plena? 

 

Elaborado por Jazmín Camacho | Gerontóloga