Que no te venza la desesperación

Hace algunas horas, mientras transcurría un día “normal” de correr, apurarse, pensar, atender y crear, una serie de pensamientos y noticias me encerraron en un callejón que al parecer durante estos últimos meses muchos hemos visitado:

“El callejón de la desesperación”

Para muchos la vida ha dado un giro de 360 grados, ya sea por la perdida del trabajo, el confinamiento, el problema de salud e inclusive la separación y distanciamiento de nuestra familia o la perdida de la cotidianeidad en la que solíamos vivir. Llegar al punto de desesperación y ansiedad se convierte en algo muy fácil y sencillo, y esto no solo nos afecto a nivel social y productivo si no también, a nivel emocional y de salud. Tener un nivel de estrés y ansiedad nos bloquea y nos hace sentir que todo en un momento dado se derrumba.

 

Importante pensar en nuestra salud mental

Es importante que, ante estos eventos, primordialmente busquemos estabilizarnos, desconectar la mente por un momento y brindarnos un espacio para respirar. Presentar un cuadro de desesperación o una crisis de ansiedad puede derivar en otras actitudes o comportamientos como lo son la ira, angustia, miedo, soledad, tristeza, e inclusive hasta pensamiento suicidas. Por ello es importante contener, dar respiro y mitigar las situaciones negativas.

Es necesario plantear que si existe una crisis o un problema de angustia o desesperación debemos recurrir a llamarle a algún amigo o familiar que te reconforte o en caso de ser necesario hablar con algún especialista, como los psicólogos quienes podrían apoyarte y dar seguimiento a tu caso.

Algunas estrategias que pueden apoyar a mitigar estos episodios que se han presentado con mas frecuencia durante este 2020 pueden ser tan sencillos que los pasamos por desapercibidos.

1.- Desconecta la vida, conecta tu música: La música es sin duda la mejor aliada para todo, ante episodio de ansiedad, estrés o desesperación, busca a tu artista o tu genero favorito y date unos minutos para sumergirte en esas melodías. Tu cuerpo y tu mente, lo agradecerá.

2.- Algo mas sofisticado: un pequeño jardín de arena. Para los países asiáticos no hay nada como la meditación, brindar paz a la mente es un ritual que precisa de herramientas especiales. Existen jardines de arena de escritorio en donde uno puede dibujar con un rastrillo o con palo de madera. Esto no solo genera una sensación de tranquilidad, sino que también ayuda a distraer la mente. Inténtalo, te aseguro te gustara.

3.- Para los amantes de cocina: Dicen que cocinar es estrés y apuración, en lo personal para mi se ha vuelto una terapia, y cocinar, darme ese gusto de mezclar sabores y texturas, increíblemente me relaja, así que puedes tomar un sartén y darte el tiempo necesario para preparar un platillo de tu agrado.

¿Qué técnica utilizas tu?

Recuerda que, aunque estas recomendación son estrategias que puedes usar de manera repentina, siempre es necesario que ante crisis graves acudas con un especialista y profesional para que pueda ayudarte.

 

Recuerda que juntos podemos salir adelante de esta situación.