jueves, mayo 30, 2024
Uncategorized

Estudio relaciona pérdida de movilidad en personas mayores de sesenta años con sobrepeso e inactividad

El sobrepeso/obesidad y un estilo de vida sedentario representa un poderoso factor de riesgo conjunto para desarrollar una pérdida de movilidad después de los 60 años, según un nuevo estudio.

Millones de estadounidenses mayores de 65 años tienen dificultades para caminar, una discapacidad que los pone en alto riesgo de caídas y una pérdida de independencia. Otros estudios sugirieron que la obesidad y los factores del estilo de vida, como la falta de actividad física, desempeñaron un papel en el desarrollo de esta pérdida de movilidad.

Monitoreo de los participantes

Sin embargo, este es el primer estudio que monitorea a los participantes a lo largo del tiempo y examina las contribuciones conjuntas de: peso y actividad física sobre el riesgo de desarrollar una discapacidad para caminar. También es el primer estudio que considera diferentes intensidades de actividad física; así como otros factores del estilo de vida, como:

  • ver televisión
  • fumar
  • ingesta de calorías

Hacia una mejor estrategia de salud pública para adultos mayores

«Descubrimos que incluso para las personas adultas mayores sanas, la prevención de la obesidad y un estilo de vida activo eran muy importantes para mantener la salud y la función a medida que pasaba el tiempo«, dijo Loretta DiPietro, PhD, MPH, profesora de ejercicio y ciencias de la nutrición en el Instituto Milken de Salud Pública (Milken Institute SPH) en la Universidad George Washington. «Dado el envejecimiento de la población de Estados Unidos. Los hallazgos podrían llevar a una poderosa estrategia de salud pública que mantendría a los adultos mayores sanos y se adaptarían funcionalmente a una edad más avanzada«.

DiPietro y sus colegas informa en el estudio «The joint associations of weight status and physical activity with mobility disability: The NIH-AARP Diet and Health Study«; (Las asociaciones conjuntas del estado de peso y la actividad física con la discapacidad de movilidad: el Estudio de Dieta y Salud de NIH-AARP); que analizaron datos de ciento treinta y cinco mil doscientos veinte hombres y mujeres de entre cincuenta y setenta y un años que participaban en el estudio de dieta y salud NIH-AARP. Los investigadores registraron:

  • El peso corporal de cada voluntario
  • Los niveles de actividad física
  • Factores del estilo de vida

Posteriormente realizaron un seguimiento para ver cuántos habían desarrollado una pérdida de movilidad al final del estudio.

Ninguno de los participantes tuvo dificultades para caminar al inicio del estudio en el periodo del año 1995 a 1996. Sin embargo, aproximadamente diez años después, los investigadores encontraron que el veintiún por ciento de los hombres; y el treinta y siete por ciento de las mujeres dijeron que tenían problemas para caminar a un ritmo ligero o no podían caminar en absoluto.

Otros resultados

Los investigadores también encontraron que:

  • Las personas mayores que eran obesas y las menos físicamente activas tenían un riesgo acelerado de desarrollar una discapacidad para caminar;
  • Tanto para hombres como para mujeres, el riesgo de desarrollar una discapacidad para caminar aumentó al aumentar el estado de peso en todos los niveles de actividad física;
  • Las personas que tenían un peso normal pero físicamente inactivas no escaparon al riesgo de desarrollar una dificultad para caminar durante los 10 años, un hallazgo que sugiere la importancia de un estilo de vida activo en todo el espectro de peso corporal.

Los investigadores observaron una mayor carga de discapacidad para caminar para las mujeres mayores en comparación con los hombres. Por ejemplo, las mujeres con obesidad que informaron tener menos de tres horas de actividad física por semana enfrentaron un riesgo cinco veces mayor de pérdida de movilidad al final del estudio. Esto en comparación con sus homólogos masculinos obesos e inactivos que tenían cuatro veces más riesgo.

Como todos los otros estudios de este tipo, este tiene algunas limitaciones. Por ejemplo, este estudio se basó en los participantes para informar sobre su peso corporal y nivel de actividad física. Un método que no es tan preciso como si los investigadores hubieran medido y realizado un seguimiento de ambos factores directamente, dijo DiPietro.

En conclusión

Al mismo tiempo, este estudio, junto con otras investigaciones, sugiere que existen formas potentes de evitar la pérdida de movilidad en edades más avanzadas. Primero, las personas mayores deberían moverse más y sentarse menos. Un estudio anterior realizado por DiPietro sugirió que el tiempo que pasaba sentado; y mirando televisión era también un factor de riesgo independiente de la pérdida de movilidad.

En segundo lugar, los resultados del Informe Científico de Pautas de Actividad Física de 2018 indican que incluso los adultos mayores con exceso de peso u obesidad pueden mejorar su capacidad física. Es decir, alcanzar los estándares mínimos de actividad física establecidos en 150 minutos por semana de actividad de intensidad moderada; con dos días de actividad muscular y actividad de fortalecimiento.

Finalmente, el aumento de la actividad física (especialmente el entrenamiento de fuerza) puede ser especialmente importante para las mujeres mayores. Ellas pueden tener menor fuerza muscular y reserva fisiológica que sus homólogos masculinos.

«Dicha actividad no requiere una membresía de gimnasio«, dijo DiPietro. «Se puede lograr en casa, en el patio o en cualquier lugar: ¡hazlo! «