Esta perfectamente identificado que la edad es un factor de riesgo para desarrollar diabetes mellitus

Una revista española indica que, de la población adulta mayor de 70 años, el 15% tiene diabetes, y aumenta hasta el 20% cuando el adulto llega o rebasa los 80 años. Por esa razón está perfectamente identificado que la edad es un factor de riesgo para desarrollar diabetes mellitus. Indicó en entrevista el doctor Josafat Eleazar Camacho, experto en nefropatía diabética, prediabetes, complicaciones agudas y crónicas de la diabetes.

El doctor Camacho es médico cirujano egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México, especialista en medicina interna, educador en diabetes egresado de la Federación Mexicana de Diabetes, A.C. y certificado por el Consejo Nacional de Educadores en Diabetes.

Actualmente es director de la Unidad de Hemodiálisis Iztapalapa II, del Centro de Diagnóstico Ángeles y profesor adjunto del diplomado de Formación de Educadores en Diabetes de la Federación Mexicana de Diabetes, A.C.

Agregó que hay dos grupos de personas adultas:

Las personas que han manejado su diabetes desde 10 o 15 años atrás y que llega a los 60, 70, 80 años y ya está acostumbrado ha buenos hábitos de vida (alimentación sana, caminar, no fumar, tomar sus medicamentos, etc.), es decir, ya sabe lo que debe de hacer.

El otro grupo son las personas que, a los 60, 65, 70 años, les informan que tienen diabetes y esto trastorna completamente su vida por que no saben como manejar la enfermedad.

El manejo de la diabetes en el adulto mayor es complejo.

El doctor Camacho explicó que el manejo de la diabetes en el adulto mayor es complicado por el envejecimiento orgánico general. Esto genera que el paciente sufra de muchas consecuencias que van en detrimento de su control metabólico. Indicó que los adultos mayores con diabetes requieren del apoyo de su entorno. «No puede vivir solo. Va a tener ya problemas de movilidad, diferentes problemas articulares, problemas cardiacos, a lo mejor por ahí un cáncer, hiperplasia o crecimiento de próstata que le genera problemas. Socialmente están relegados. A lo mejor financieramente no están bien. La persona que los puede ayudar, puede ser la esposa, es otra persona de su propia edad, que también requiere de cuidados. Entonces es muy complejo.»

Otro problema con los adultos mayores con diabetes es que pierden visibilidad y, los que usan insulina, ya no alcanzan a ver los números pequeños de las jeringas. «Un paciente con una retinopatía diabética se va a equivocar y le puede dar un bajón de azúcar (hipoglucemia) que es mortal. Si un paciente en la noche se aplica más de la cantidad de insulina que requiere, puede amanecer muerto por que hace una hipoglucemia nocturna que nadie se va a dar cuenta.»

El doctor Josafat explica que muchos pacientes adultos mayores, al no tener actividad física, su gasto energético disminuye y esto origina que disminuya su cantidad de alimentos.

Para finalizar dijo que es importante que los médicos no les exijan tanto a los adultos mayores. «Debemos exigirle a su capacidad. A un joven se le pide que su hemoglobina glicosilada debe estar abajo del 7%. A un adulto mayor hay que ser tolerantes, que esté en 7.2, 7.5% más o menos, con esto evitamos el riesgo de que haga hipoglucemias.»