Enfermedad silenciosa: prevenirla es fundamental

Durante el transcurso de nuestra vida pocas veces nos hemos puesto a pensar sobre la importancia que tienen esos cimientos con los cuales nuestro cuerpo esta hecho. Una estructura de tal fuerza y poder que no solo aguanta nuestro peso si no que también, gracias a ello nos podemos mover y hacer cosas. Estamos hablando de nuestros huesos, esa parte estructural de nuestro cuerpo que aguanta todo y resiste todo, con un adecuado cuidado.

Y es que poco se habla de la importancia que se le debe dar al cuidado de nuestros huesos, ya que existe una enfermedad que suele considerarse tan silenciosa, pero también tan agresiva que puede terminar con ellos. Estamos hablando de la Osteoporosis, y como una coincidencia de la vida justo hoy tocamos el tema, en el día mundial de la Osteoporosis, el cual busca reconocer el gran riesgo de esta enfermedad y sensibilizar el tema para que cambiemos nuestros hábitos, nuestros estilos de vida y con esto ayudemos a nuestros huesos a prevenir dicha enfermedad.

Pero antes de prevenir es necesario conocer que es la osteoporosis, en palabras sencillas: “se define como la pérdida de masa ósea volviendo al hueso poroso y frágil”. Es un tema al cual se le busca dar importancia ya que como sabemos, la cantidad de personas mayores va en aumento, y con ello el riesgo de osteoporosis y sus consecuencias, también.

Al respecto se puede comentar que los cambios en el envejecimiento forman parte de ello, existe una progresiva pérdida de masa ósea a medida que envejecemos, esta perdida es diferente en cada persona, según sus estilos y hábitos de vida.

Aunado a la edad hay que contemplar ciertos factores de riesgo,  entre los que destacan: –>>

Es importante considerar que se llama enfermedad silenciosa porque las personas no se dan cuenta hasta que existe un fractura, o una lesión grave en donde quede evidenciado el desgaste de los huesos y por ende la ruptura de estos. Cada caída y cada golpe perjudican aun más el estado de los huesos, y es por ello que existe esta creencia de que, a mayor edad, la fractura es más riesgosa.

Estamos ante grandes retos relativos al envejecimiento y la salud, y justo esto es lo que da pie a tan importante tarea de generar una concientización del cuidado de nuestros huesos, pero sobre todo de la prevención.

Para prevenir esta y cualquier enfermedad, nada mejor que hacerle frente con un cambio radical de nuestros estilos de vida, recuerdas aquel famoso dicho “Somos lo que comemos”, pues hoy nos podemos dar cuenta que no esta tan equivocado y que, por el contrario, es muy real y es muy necesario basar nuestra vida a grandes cambios que nos propicien un estilo de vida saludable que conllevara a un envejecimiento saludable.

El consumo de calcio de manera natural se puede encontrar en diferentes alimentos principalmente derivados lácteos, como la leche, el yogurt, requesón, los diversos tipos de quesos, pero también adicionados en cereales y derivados como el pan blanco y el pan integral.

En la parte de frutas y verduras, se puede encontrar en acelgas, espinacas, lechuga, zanahoria, naranjas y mandarinas por mencionar algunos. En carnes como pollo, cerdo, y vísceras, y en los frutos secos como las pasa, almendras y avellanas.

Es recomendable también realizar ejercicio, siempre consultando primero a su médico y/o gerontólogo,  ya que el ejercicio dependerá de algunas otras enfermedades, la edad, y el estado general de cada persona. Entre la actividades recomendadas, son la caminata.

Son momentos de prevenir y promover un envejecimiento saludable y los huesos son una parte vital que debemos cuidar.

 

Por: Erick Ángeles Preciado.

Licenciado en Gerontología.

Locutor de Conectando tu Vejez.

e.angerontologia@gmail.com

 

Fuente:

Larousse. (2002). Larousse de las personas mayroes. Barcelona: SPES Editorial.