CUÍDATE DE LA LUZ AZUL

¿Eres de las personas que por la noche usan sus dispositivos electrónicos por periodos largos?

Entonces debes saber que al hacerlo, estás afectando en gran medida tu calidad de vida, de sueño y a tus ojos, resultante de la luz azul que emite este tipo de dispositivos.

Esta luz azul y sus diferentes tonos son visibles durante el día y la tarde de una manera  natural, en  nuestro entorno o ambiente, ¿Su función? Mantenernos despiertos. Pero conforme pasa el día el componente azul de esta luz, va disminuyendo. De modo que dicha desaparición paulatina de la luz azul, repercute a nivel neurológico, es decir nos prepara para dar  inicio a nuestro ciclo de sueño.

Sin embargo, las pantallas de nuestros dispositivos electrónicos no siguen este patrón y mantienen dicha luz azul todo el día y sobre todo por la noche. Y puede ser tanta su intensidad aunado a la prolongación del contacto y/o uso a este tipo de dispositivos, que hoy en día existe un amplio campo de investigaciones y estudios respecto a las repercusiones que trae consigo dicha luz a nuestra salud.

Por ejemplo, Scientific Report muestra que la luz azul emitida por los teléfonos inteligentes y otros aparatos digitales, pueden suprimir la función de melatonina del cuerpo,  una hormona que induce al cansancio y contribuye a la sincronización de los ciclos de sueño y vigilia. Pero cuando estos ciclos se ven afectados ocasionan otros daños y/o padecimientos, como lo es la  depresión, problemas cardio vasculares y de diabetes, explica Stephen Lockley; investigador del sueño en la Universidad de Harvard.

Algunos otros efectos de la luz azul que provoca en nosotros a corto plazo son:

  • Estrés visual.
  • Visión borrosa.
  • Fatiga.
  • Resequedad visual.
  • Insomnio.

 

Mientras que a largo plazo, se puede llegar a tener problemas serios en  la visión y/o descontrol biopsicosocial.

La agresividad de esta luz en los dispositivos electrónicos, aumenta por la noche, dado a  la distancia o acercamiento entre el rostro y el dispositivo, la alta luminosidad del dispositivo, la falta de protector, etc. Luego entonces, si eres de las personas que comienzan a manifestar algunos de los síntomas anteriores, entenderás la importancia que tienen las siguientes recomendaciones:

  • Evita tener contacto con la luz de los dispositivos, tres horas antes de dormir.
  • Usar lentes que filtren la luz azul de las pantallas
  • Colocar tu dispositivo por la noche: modo noche y/o luz nocturno.
  • Usar luces rojas en tus dispositivos móviles.
  • Instala alguna aplicación que filtre la longitud de las ondas de este tipo de luz.

Los dispositivos móviles se han convertido en una gran innovación y su uso una necesidad, sin embargo, también traen consigo grandes repercusiones en nuestra calidad de vida. Fomentar su buen uso, es una tarea de todos. Pensemos en nuestra salud y en nuestro envejecimiento.

Por: Jazmín Camacho Hernández

Licenciada en Gerontología.

@gerontologajazmin

 

Referencias: Kasun Ratnayake, John L. Payton. Scientific Reports 8, Article number; 1027 (2018) https://www.nature.com/articles/s41598-018-28254-8