El virus de la influenza se transmite con facilidad. Evita el contagio con algunas medidas de precaución. Aquí te decimos cuáles

Ante las bajas temperaturas que se registran en todo el país, es importante que reforcemos medidas preventivas para evitar contraer infecciones respiratorias, principalmente influenza.

Este virus se transmite con facilidad de una persona a otra a través del contacto de gotitas de saliva expulsadas a través del estornudo o, al toser.

La forma más eficaz de prevenir esta enfermedad y sus consecuencias graves es la vacunación. Actualmente se encuentra en marcha en todas las unidades médicas del país, la Campaña de Vacunación contra Influenza Estacional 2019-2020.

¿Quiénes deben vacunarse?

Los principales grupos de población que deben protegerse con este biológico son:

  • Personas mayores de 60 años.
  • Mujeres embarazadas.
  • Niñas y niños de 6 meses a 5 años cumplidos.
  • Personas con diabetes mellitus no controlada.
  • Personas con obesidad mórbida.
  • Quienes padezcan alguna enfermedad crónica (pulmonar, cardíaca, renal).
  • Cáncer.
  • VIH y,
  • Personal médico.

La vacuna es segura y su aplicación disminuye considerablemente el riesgo de que la enfermedad se agrave en caso de padecerla, la única contraindicación es que no se debe aplicar en personas alérgicas al huevo.

Se recomienda:

  • Lavado de manos frecuente.
  • Evitar el contacto directo con las personas que estén enfermas.
  • No tocarse la nariz, boca ni ojos con las manos sucias.

Otros hábitos de higiene que se deben adoptar es limpiar y desinfectar las superficies de contacto más comunes en el hogar, en el trabajo o en la escuela, especialmente cuando alguien está enfermo.

Practicar el estornudo de etiqueta que consiste en cubrir con el antebrazo la nariz y boca al estornudar o toser.

Principales síntomas

Los principales síntomas de la influenza estacional son: fiebre con escalofríos, tos, dolor de garganta, mucosidad nasal o nariz tapada, dolores musculares y corporales, cefalea, fatiga. Algunas personas pueden tener vómitos y diarrea, aunque esto es más común en niños que en los adultos.

Ante la presencia de cualquiera de estas señales, se aconseja acudir de inmediato al médico y no automedicarse.

Con información de la Secretaría de Salud.