sábado, junio 22, 2024
Salud

Cuidados especiales en personas con diabetes durante la temporada de influenza

La influenza es una infección viral que se contagia fácilmente al inhalar pequeñas gotas que se liberan cuando una persona enferma, tose o estornuda cerca de ti. Es importante prevenirla, especialmente, en personas que viven con diabetes, porque realmente les puede causar muchas complicaciones.

Las vacunas son fundamentales en la niñez. Lo saben las mamás, las abuelas y los pediatras. No obstante, la inmunización también es importante en personas que viven con diabetes, puesto que esta enfermedad metabólica deteriora el sistema inmune (que es el “ejército defensor” del cuerpo) y, en consecuencia, favorece el contagio de virus, hongos y bacterias.

Por tanto, cuando llega la temporada invernal, que es la de mayor circulación de los virus de la influenza, es esencial que toda la población se vacune (una de las inmunizaciones más utilizadas es la vacuna contra la influenza), pero especialmente en las personas con enfermedades crónicas y en particular con diabetes, pues tienen un riesgo más alto de presentar complicaciones, hospitalización e incrementa la posibilidad de morir.

Al respecto, la Asociación Americana de la Diabetes (ADA) por sus siglas en inglés, menciona que, cuando una persona se enferma, el organismo libera, de forma natural, una serie de sustancias (mediadores de la inflamación) a fin de combatir el padecimiento que le aqueja, pero en aquellos que viven con diabetes, dicha liberación afecta los niveles de glucosa en la sangre y hay un descontrol metabólico mayor del paciente con consecuencias inmediatas a su salud.

¿Dónde vive el virus?

Así, la influenza es una infección viral que se contagia fácilmente al inhalar pequeñas gotas que se liberan cuando una persona enferma, tose o estornuda cerca de ti. O bien, deja el virus en objetos de uso común: teléfono, manijas de las puertas, barandales, teclado de computadora, cubiertos, vasos e incluso en bufandas, gorros, toallas y ropa de cama.

En este sentido, la Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que el virus de la influenza se transmite fácilmente de una persona a otra, puesto que los virus de la gripe circulan por todo el mundo y pueden afectar a cualquier persona de cualquier edad. Así, en los climas templados, las epidemias estacionales se producen especialmente durante el invierno, mientras que en las regiones tropicales pueden aparecer durante todo el año.

Más vale prevenir que lamentar ¿Cómo se puede evitar un contagio de influenza?

  • Vacúnate. Es la mejor arma para evitar el contagio. En México la vacuna contra la influenza es de las más recomendadas.
  • Protégete la nariz y la boca con un pañuelo al toser o estornudar y luego arroja el pañuelo directo a la basura.
  • Lávate las manos con agua y jabón frecuentemente, en especial luego de toser o estornudar. Si no tienes agua, usa el gel antibacterial.
  • Evita tocarte los ojos, la nariz o la boca (los gérmenes se diseminan de esta manera).
  • No compartas la ropa de invierno, las sábanas o incluso los labiales. Tampoco los tenedores, popotes o cualquier otro objeto que uses directo en la boca y nariz.
  • Quédate en casa si estás enfermo. Si tienes una enfermedad con síntomas similares a los de la influenza, permanece en tu casa durante 24 horas después de que la fiebre haya desaparecido.