martes, junio 18, 2024
Salud

¿Cómo afrontar problemas visuales en la vida cotidiana?

En definitiva, el «deterioro visual o visión reducida» no es simplemente sinónimo de ceguera total, sino una serie de diferentes desafíos oculares que puede manifestarse de diversas maneras, ya sea de forma temporal o permanente, gradual o repentina.

Causas como la degeneración macular, glaucoma, retinopatía diabética, cataratas o daño cerebral pueden estar detrás de este complejo panorama.

Este desafío no solo impacta a nivel físico, sino también emocional. A medida que el campo visual se reduce, la dependencia en actividades diarias aumenta, a menudo acompañada de sentimientos de ansiedad, depresión y aislamiento.

Sin embargo, hay esperanza y formas de mejorar la calidad de vida. Desde dispositivos ópticos hasta intervenciones quirúrgicas y estrategias adaptativas, la atención especializada puede marcar la diferencia.

Actividades de la vida diaria que afectadas y cómo afrontarlas:

    • Manejo de Dinero:

    Solución: Cartera con compartimentos marcados por denominación y tamaño.

    • Leer Impresos:

    Solución: Preferir letras grandes y alto contraste en lugares bien iluminados.

    • Escribir:

    Solución: Utilizar pluma de punta gruesa y tinta oscura en espacios bien iluminados.

    • Marcar Teléfono:

    Solución: Optar por teléfonos con teclado grande y directorios impresos.

    • Leer Etiquetas de Medicamentos:

    Solución: Marcar cajas con códigos de colores y escribir nombres en letra grande.

    • Identificación de Colores en la Ropa:

    Solución: Etiquetas táctiles o sistemas de organización basados en texturas.

    • Participar en Cocina:

    Solución: Marcadores táctiles en utensilios y recetas en formato ampliado

    • Conducir:

    Solución: Explorar alternativas de transporte público, servicios de rideshare o depender de la red de apoyo para desplazamientos.

    • Práctica Deportiva:

    Solución: Buscar deportes adaptados, como el goalball o la natación adaptada, y participar en programas especializados.

    • Manejo de Dispositivos Electrónicos:

    Solución: Configurar ajustes de accesibilidad en dispositivos y considerar dispositivos diseñados para personas con problemas visuales.

    • Viajar:

    Solución: Planificar rutas conocidas, utilizar aplicaciones de navegación auditiva y considerar la asistencia de un compañero de viaje.

    • Arreglarse y Cuidado Personal:

    Solución: Organizar los productos de cuidado personal de manera táctil, usar etiquetas en envases y considerar asesoramiento profesional para cortes de pelo y maquillaje.

    Estas actividades varían según la gravedad del problema visual y la adaptabilidad de la persona afectada. La clave es buscar soluciones personalizadas y estrategias que permitan la participación activa en todas las áreas de la vida.

    No olvides seguirnos en nuestras redes sociales y explorar otras secciones.

    Elaborado por Jazmín Camacho | Gerontóloga