BENEFICIOS DE LOS MANDALAS EN LAS PERSONAS ADULTAS MAYORES

El término mandala proviene del Sánscrito (antigua lengua india), y se traduce libremente como “CÍRCULO SAGRADO”.

Está compuesto por “manda” (aquello que contiene) y “la” (aquello que está contenido); en resumen, un mandala es una figura geométrica, donde se van repitiendo patrones desde un centro definido, y generalmente, rodeada de un círculo o cuadrado final. (1)

Representan “la unidad, la armonía y la infinitud del universo mediante el equilibrio

de los elementos visuales”. (2)

Hoy en día los mandalas forman parte de las intervenciones y/o terapias de diferentes profesionistas, sobre todo cuando de abordaje en personas adultas mayores se trata, pues sus beneficios son múltiples, siendo perfectos aliados de la estimulación cognitiva, la concentración y creatividad.

Existen

una infinidad de mandalas, desde los más simples o sencillos de trazar y colorear, hasta los más complejos, detallados y extraordinarios diseños.

 

 

¿Cómo se realiza un mandala?

Hay dos maneras para trabajar con  mandalas, los cuales dependerán en gran medida del objetivo de trabajo, el tipo de paciente (incluyendo su dependencia, nivel de movilidad, estado de ánimo, etc).

  • Creando su propio mandala: es decir la persona deberá trazar o dibujar diferentes formas geométricas, permitiendo que el diseño sea individual, creativo, y de acuerdo a la perspectiva de cada persona, después del trazo, la persona podrá elegir complementar el mandala coloreando dichos trazos.
  • Colorear un diseño ya establecido: se le brindará al individuo un formato o diseño ya establecido, y únicamente deberá colorear (a su gusto) dichas figuras o trazos.
  • Según el Instituto de religiosas de San José de Gerona, en su artículo respecto a  los beneficios de los mandalas mencionan algunas técnicas para pintar un mandala:
    • Desde afuera hacia dentro. Esto significa que la persona quiere “buscar su centro” y contactar con la esencia de su subconsciente
    • Desde adentro hacia fuera, indicando un ánimo de exteriorizar las emociones y sacar lo que se lleva dentro

    No hay que ser perfeccionista al pintar. Se debe dejar fluir la intuición según lo que dictamine el ánimo y disfrutar mientras se pinta.

    Al acabar, es recomendable dedicar un rato a uno mismo, contemplar el trabajo y terminar de dar sentido a lo que se ha hecho. En el

  • caso de no terminar el mandala en ese momento, es mejor dejarlo y empezar uno nuevo la próxima vez que quiera realizar el taller para
  • que se haga acorde al estado de ánimo de ese momento.

 

PRINCIPALES BENEFICIOS DE LOS MANDALAS EN LAS PERSONAS ADULTAS MAYORES:

  • Mejora la concentración.
  • Fomenta la paciencia.
  • Crea un estado de tranquilidad y relajación.
  • Mejora las funciones cognitivas, como: la memoria, la atención y la percepción.
  • Incrementa la creatividad.
  • Mejora los rangos de movilidad de las articulaciones (a través de la motricidad fina y gruesa).
  • Disminuye la ansiedad.
  • Disminuye episodios de estrés o angustia.
  • Permiten a los profesionales de la salud, estudiar su lenguaje no verbal del individuo.

MANDALAS LONGEVITTA OCTUBRE

A continuación anexamos algunos ejemplos de mandalas que puedes imprimir para comenzar a realizar esta actividad: (imágenes recuperadas de la web)