sábado, junio 22, 2024
EntretenimientoPelículas

Salón México: la catedral del Danzón

El Salón México abrió sus puertas el martes 20 de abril de 1920. El local se ubicaba en la calle de Pensador Mexicano número 16, en la colonia Guerrero.

En el México de los años veintes la música y el baile sonaban en gran parte del centro de la ciudad. Existió una zona bohemia y de tolerancia que iba desde Arcos de Belén a la calle de Violeta, y de 5 de Febrero a Bucareli.

Bailarines sobre la pista de baile del Salón México.
Bailarines sobre la pista de baile del Salón México.

Los lunes, jueves, sábados y domingos eran los días que abría el Salón México, cuando los jóvenes y adultos iban a mostrar sus mejores pasos en las 3 pistas de baile.

Sobrenombres del Salón México.

El Salón México fue conocido por varios sobrenombres entre la gente que acostumbraba asistir.

  • “El México”: la mayoría de la gente lo nombraba así.
  • “El Marro”: las personas que trabajaban ahí (cantineros, músicos y empleados), así como los bailadores que asistían seguido, le llamaban así por que decían que al entrar a los salones, se sentía como un golpe de marro el tremendo olor a sudor.
  • “La Catedral del Danzón”: con el tiempo se le denominó así porque las mejores bandas musicales de danzón desfilaron por el Salón México.

Los tres salones de pista del México.

El famoso salón de baile contaba con tres salas (pistas). Aunque los dueños decían que no se discriminaba a nadie  y que su negocio era plural, la realidad es que si existía una diferencia de clase en los tres salones:

  • “El del Cebo”: destinado a clase proletaria. Había personas que asistían a bailar descalzos en esta sala.
  • “El de Manteca”: era para la gente de clase media. En esta sala asistían comerciantes que tenían posibilidades de asistir mejor vestidos.
  • “El de mantequilla”: en esta pista asistían algunos extranjeros que deseaban experimentar el ambiente de un salón de baile en México, políticos, ricos, intelectuales y los llamados “ricos pobres” (empleados de gobierno que tenían en ocasiones posibilidades de asistir a divertirse con sus mejores ropas).

Al Salón México siempre asistieron los mejores bailadores  de todos los ritmos famosos de aquellos años: vals, foxtrot, tango, pasodoble, blues y el siempre fenomenal danzón.

Para cerrar el círculo de la diversión, la música era amenizada por las mejores orquestas, bandas, conjuntos y danzoneras:

  • Prieto y Dimas.
  • Consejo Valiente Roberto “Acerina”.
  • El yucateco Juan Concha.
  • Juan S. Garrido.
  • Leopoldo Olivares.
  • “El Güero” Llamas.
  • Juan Fernández “El Elefante”.
  • Evaristo Tafoya.

Atractivos del Salón México.

Atractivos del Salón México.

El Salón México contaba con algunos atractivos extras:

  • En su interior del había unos murales sobre el baile folclórico que se decía que eran del famoso pintor mexicano, Diego Rivera. Situación que nunca se pudo corroborar, pues al cerrar sus puertas en 1960, no se supo en donde quedaron estos murales.
  • En la entrada del salón había unos espejos cóncavos y convexos, que relajaban a los visitantes, pues invariablemente se reían al verse gordos, chaparros, flacos, enanos o largos.
  • La decoración al estilo Art-decó de sus tres salones, que en 1936 fueron remodelados y quedaron en un estilo colonial californiano muy lujoso y espectacular.
  • Asistían los mejores bailarines de aquella época: Ventura Miranda, “El Calcetín” y Jesús Palacios ,“El Muerto”, quienes deleitaban a los curiosos que asistían exclusivamente para verlos bailar.
  • Cada fin de año realizaban una posada en el que ponían un nacimiento con personas y animales reales. Era de llamar la atención el ver un burro en el salón. Dicen que esta curiosa tradición se terminó el día en que un asistente pico con un objeto punzante al burro. Las coces (patadas con las patas traseras) que dio el burro dejaron a varios asistentes en el hospital.

Película del “Indio” Fernández.

El director de cine, Emilio el “Indio” Fernández, dirigió la película Salón México en el año de 1948, con los protagonistas: Marga López, Miguel Inclán y Rodolfo Acosta. Esta fue una de las pocas cintas de contenido urbano que realizó el “Indio”. La película se filmo en el celebre Salón México.

El Salón México marcó toda una época de nuestro país a inicios del siglo pasado. Fue el lugar que logró juntar a la clases sociales, políticos, intelectuales, personajes de la farándula y artistas alrededor del baile y la música.

El fin del Salón México fue a finales de 1960 por órdenes del que fue conocido como el “regente de hierro”, Ernesto P. Uruchurtu.

Enlaces: