martes, junio 18, 2024
Noticias

Destacan importancia de salud ósea y muscular para fomentar investigación de envejecimiento saludable

Expertos geriátricos esperan promover nuevas perspectivas para fortalecer la respuesta de la ciencia.

Los expertos en una prestigiosa conferencia médica organizada por la Sociedad Norteamericana d Geriatría (AGS, American Geriatrics Society); y financiada por el Instituto Nacional sobre el Envejecimiento (NIA, National Institute on Aging) de los Institutos Nacionales de la Salud de los Estaos Unidos (NIH, National Institutes of Health’s); informan en el Journal of the American Geriatrics Society ( JAGS) que esperan ayudar a proporcionar evidencia sólida para abordar el «tejidos blandos» y trastornos óseos que contribuyen a las caídas, fracturas y pérdida muscular a medida que envejecemos.

«Las caídas, las fracturas y la pérdida muscular tienen un gran impacto en nuestra salud como adultos mayores. No solo porque nos impiden mantenernos activos; sino también porque esa inactividad puede tener un efecto dominó en todos los aspectos de la salud y la calidad de vida«. afirma Cathleen Colón-Emeric, MD, MHSc, FACP, AGSF, copresidenta de la conferencia AGS-NIA en marzo pasado. «Al observar algunas de las condiciones de salud clave e interrelacionadas que pueden contribuir a caídas, fracturas y pérdida muscular, esperamos poder contribuir a cerrar las brechas de conocimiento a medida que desarrollamos una mejor atención«.

La conferencia «U13» de AGS-NIA reunió a más de 80 expertos nacionales e internacionales para discutir el estado actual y futuro de la investigación sobre los aspectos relacionados con la edad de la osteoporosis y trastornos de los tejidos blandos.

Aumenta la prevalencia de los trastornos de los huesos y los tejidos blandos, se estima que por ejemplo, una de cada cuatro mujeres mayores y uno de cada veinte hombres mayores ya tienen osteoporosis; y también lo hacen las consecuencias alarmantes e interrelacionadas. Se sabe que la osteoporosis y la disminución de la salud de los tejidos blandos aumentan el riesgo de caídas, fracturas y fragilidad. Lo que a su vez limita la salud, la seguridad y la independencia a medida que reduce la movilidad.

Para los adultos mayores y los cuidadores, el desafío radica en prevenir estas afecciones con la mayor frecuencia posible. Para los profesionales de la salud, eso significa abordar un conjunto aún más amplio de preguntas sobre cuándo y cómo surgen estas condiciones; y qué se puede hacer para reducir los riesgos tanto como sea posible. Los asistentes a la conferencia AGS-NIA U13 esperan que la respuesta se encuentre en un analisis más profundo a los fundamentos: lo que sabemos; lo que no sabemos; y lo que podemos cambiar cuando consideramos en conjunto:

  • edad
  • salud ósea y muscular
  • condiciones de salud que vinculan ellos.

Los asistentes a la conferencia señalaron, por ejemplo, que una prioridad de investigación clave debe ser identificar los «principales impulsores de la biología«; o los objetivos principales del tratamiento que pueden abordar las causas fundamentales de las preocupaciones de los huesos y tejidos blandos. Es necesario refinar nuestro conocimiento de cómo los medicamentos y otras intervenciones, como la dieta y el ejercicio, afectan los tipos de células individuales; e incluso los sistemas de todo el cuerpo, serán clave para mejorar la atención para todos a medida que envejecemos.

Al mismo tiempo, las perspectivas actuales sobre la atención médica y la investigación en salud también deben cambiar. Desarrollar medicamentos para abordar los cambios en los huesos y los tejidos blandos de acuerdo con la edad puede ser un desafío único. Por ejemplo, la edad en sí misma no es una enfermedad o criterio de investigación reconocido por la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos.

Pero las medidas de la función muscular y ósea pueden ser útiles a este respecto, ya que son prometedoras para contribuir al desarrollo de tratamientos para retrasar, prevenir o revertir a un factor relacionado con el deterioro de la edad: la senescencia o la pérdida de las células de nuestro cuerpo para poder de dividirse y crecer como lo hicieron cuando éramos más jóvenes. Al mismo tiempo, los asistentes a la conferencia también afirmaron que la atención médica debe adoptar un «enfoque de vida«. Con el fin de tratar las preocupaciones de los huesos y tejidos blandos, ya que la composición corporal y la función muscular cambian a medida que envejecemos.

«Hoy sabemos más que nunca sobre el impacto de los trastornos óseos y de tejidos blandos en la calidad de vida; y los riesgos de deterioro de la salud e incluso la muerte«, observó Bruce Troen, MD, AGSF, copresidente de la reunión. «Ahora tenemos que planear un rumbo hacia la identificación de factores de riesgo; disparidades de salud e intervenciones prometedoras para tratar; y prevenir estas preocupaciones. Confiamos en que nuestro trabajo en la conferencia resultó en una ruta para el progreso«.