Ejercicios de Kegel reducen la incontinencia urinaria

El piso pélvico es un grupo de músculos y otros tejidos que forman una especie de cabestrillo o hamaca a través de la pelvis. En la mujer, este grupo de músculos mantiene el útero, la vejiga, los intestinos y otros órganos pélvicos en su lugar para que puedan funcionar adecuadamente.

Pero el piso pélvico puede debilitarse o lastimarse. Las causas principales son el embarazo, el parto, la obesidad, tratamientos con radiación, cirugía y envejecimiento


Los síntomas más comunes de debilitamiento del piso pélvico son:

  • Sensación de pesadez, hinchazón, tirón o dolor en la vagina que se agrava al final del día o cuando mueven el intestino
    Sensación o ver que un “bulto” o “algo que sale” de la vagina
  • Dificultad para comenzar a orinar o vaciar la vejiga por completo
  • Infecciones del tracto urinario frecuentes
  • Pérdidas de orina al reírse, toser o hacer ejercicio
  • Necesidad urgente o frecuente de orinar
  • Dolor al orinar
  • Pérdidas de materia fecal o dificultad para controlar los gases
  • Estreñimiento
  • Dificultad para llegar al baño a tiempo.
  • Si estos síntomas te son familiares, es posible que tu piso pélvico esté débil, y es necesario que acudas a consulta para evaluarte e indicarte un tratamiento adecuado para ti.

Por lo tanto, el fortalecimiento del mismo mejora la calidad de vida tanto de mujeres como de hombres. Para ello los ejercicios de KEGEL son perfectos aliados para las personas con problemas de debilitamiento del suelo pélvico, incluyendo aquellos que sufren incontinencia urinaria.

Ahora te explicamos de qué se tratan y cómo debes realizarlos.

¿Qué son los ejercicios de KEGEL?

Se tratan de una serie de ejercicios que sirven para fortalecer la musculatura pélvica.

Aunque originalmente estos ejercicios se crearon para corregir la incontinencia femenina, en la actualidad son recomendados para tratar diferentes lesiones y alteraciones en los hombres.

¿Cómo se realizan?

Esta serie de ejercicios los puedes realizar acostado o sentado.

Es recomendable vaciar la vejiga antes de iniciar.

A continuación te mostramos un video para que puedas conocer la técnica correcta:

Para comenzar a notar mejora en el fortalecimiento del suelo pélvico, se recomienda llevar a cabo esta serie de ejercicios de 3 a 6 meses.

En caso de presentar dolor lumbar, pélvico o incluso de piernas, te sugerimos suspender los ejercicios y consultar previo a tu médico o fisioterapeuta.