5 beneficios del ejercicio físico en mujeres adultas mayores

El envejecimiento en las mujeres, trae consigo ciertos cambios naturales y otros más consecuentes de los estilos de vida que se han venido desarrollando a lo largo del curso de vida de la mujer.

Pero una vez llegada la vejez, estos cambios suelen generar más estragos que en otras etapas de la vida (¡claro, no siempre suele ser así!), recordemos que cada individuo envejece de manera diferente, en condiciones diferentes, con consecuencias y características diferentes.  Sin embargo, no descartemos la posibilidad  de coincidir en ciertas condiciones con más personas de nuestro mismo género y edad.

Pero una vez llegada la vejez, estos cambios suelen generar más estragos que en otras etapas de la vida (¡claro, no siempre suele ser así!), recordemos que cada individuo envejece de manera diferente, en condiciones diferentes, con consecuencias y características diferentes.  Sin embargo, no descartemos la posibilidad  de coincidir en ciertas condiciones con más personas de nuestro mismo género y edad.

En el caso de las mujeres mayores de edad, llegasen a compartir signos y síntomas respecto de la menopausia; el riesgo alto de osteoporosis y obesidad; alto riesgo de enfermedades cardiovasculares; diminución de calcio, entre otros.

La actividad física resulta perfecto aliado para la prevención y tratamiento de los problemas anteriormente mencionados, si bien existen algunas otras estrategias para su abordaje, la ciencia no se ha equivocado en que la actividad física puede mejorar en gran medida de lo posible la calidad de vida de cualquier individuo.

Por ello, a continuación enlistamos 5 principales beneficios de la actividad física en mujeres.

*Prevenir el envejecimiento prematuro.

El envejecimiento es inevitable, ¡no hay un elixir de la juventud!, pero lo que sí hay es la opción de mejorar los malos hábitos que vamos generando y desarrollando a lo largo de nuestra vida los cuales se convierten en factores que provocan un envejecimiento acelerado.

*Prevenir las enfermedades cardiovasculares como la hipertensión y la trombosis, así como problemas respiratorios y digestivos.

Los planes de ejercicio continúo y óptimo para cada mujer, favorece a disminuir el riesgo a estas enfermedades, cuidando de su corazón y por ende en la mejora de su calidad de vida.

*Potenciar la fuerza, la resistencia y la flexibilidad.

Natación, yoga, gimnasio, son tan solo algunos ejemplos de ejercicios que puede realizar para mejorar tu condición física, que en consecuencia del paso del tiempo, se han deteriorado.  Recuerda que al hacerlo, también disminuyen los riesgos de ser una persona adulta mayor dependiente.

*Mantener el peso corporal y evitar la obesidad.

Los cambios hormonales, sobretodo llegado el periodo de la menopausia, generan todo un caos en nuestro organismo, la disminución de las hormonas tiene una gran correlación con el riesgo de aumento de peso, sobretodo de grasa, esto porque cambia la distribución de la grasa corporal, disminuye el gasto energético y porque este cambio hormonal afecta el comportamiento alimentario.

*Fortalece tus huesos.

El ejercicio puede retrasar la pérdida ósea después de la menopausia, lo que reduce el riesgo de fracturas y osteoporosis.