Cómo prevenir hichazón (edema) y mejorar circulación de pies en adultos mayores

Uno de los problemas principales en adultos mayores que permanecen mucho tiempo en cama por problemas de movilidad o por alguna enfermedad, es la hinchazón o edema, principalmente en pies.

Los líquidos se retienen por el defecto de retorno. El retorno de líquidos depende de los sistemas circulatorio, venoso y linfático. El sistema venoso de las piernas, retorna la sangre “sucia para que sea limpiada en el hígado y riñones y oxigenada en el pulmón. El sistema linfático retorna la linfa a las venas superiores. Cuando alguno de estos sistemas circulatorios falla, se produce la retención de líquidos.

Causas

Hay muchas causas por las que pueden llegar a tener los adultos mayores edema
en pies; las más importantes son:

  • Varices
  • Falta de movilidad
  • Problemas renales
  • Diabetes
  • Problemas respiratorios y cardiacos
  • Obesidad y Sobrepeso

Los signos de edema comprenden los siguientes:

  • Hinchazón o inflamación del tejido que está directamente debajo de la piel, especialmente, en las piernas o en los brazos
  • Piel estirada o brillante
  • Piel que retiene un hoyuelo (fóvea) después de presionarla durante varios segundos
  • Aumento del tamaño abdominal

Recomendaciones

Las recomendaciones para evitar que el paciente presente edema y mejore la circulación en pies y manos, son:

  • Uso de vendas de compresión en caso de varices (con prescripción del médico tratante).
  • Realizar ejercicio de pies

Ejercicio de pies

El paciente debe realizar quince veces cada ejercicio y los puede llevar a cabo en tres momentos del día. Los ejercicios son:

    • círculos hacia afuera y adentro;
    • mover hacia arriba y abajo el tobillo;
    • movimientos laterales hacia adentro y hacia afuera.

El acompañante puede guiar al paciente y tratar que el haga los ejercicios. En caso de que no tenga la capacidad para hacerlos, el cuidador deberá ayudarle a realizar los movimientos.

Indicación: 3 veces al día

  • Elevación de pies con almohadas o cuña durante 10 min y hacerlo cada tres a cuatro horas. Los ejercicios pueden realizarse en esta posición.
  • Cambios de posición. Modificar la posición de acostado a sentado y viceversa cada tres horas. También es posible realizar los ejercicios con el paciente sentado.
  • Caminata tres veces al día. Si es que el paciente tiene la capacidad de caminar, ya sea con andadera o con ayuda del cuidador y/o familiar.
  • Evitar los alimentos con exceso de sal. Incrementar el consumo de frutas y verduras.
  • PARA CUIDADORES, REVISAR ESCALA DE FOVEA O GODET. Esto se realiza buscando la depresión de la piel y tejido celular subcutáneo al presionar con un dedo contra un relieve óseo.

ISABELA URRUTIA SALGADO
FISIOTERAPEUTA DE ACTIVE CLINIC MEXICO CEL. 5540108775
i.urrutias@hotmail.com
www.activeclinic.com.mx

Bibliografía