¿Aumento de la violencia por el COVID 19?

Arias Mendieta Jesus Arturo
Especialista en Administración Gerontológica

Resumen

A raíz del coronavirus, en México se han tomado diversas acciones para evitar su propagación como fue el cierre de actividades consideradas como no esenciales o el resguardo de grupos vulnerables desde el mes de marzo.

El fin de estas acciones es evitar que los grupos vulnerables contraigan la enfermedad sin embargo comenzaron a tomar relevancia otros problemas como lo son los económicos, sociales y psicológicos que si bien, no necesariamente provocan la muerte de forma directa si causan afectación a las personas y su entorno a largo y corto plazo. Algunos de estos problemas llegan a provocar en las personas aislamiento, irritabilidad, insomnio, depresión, baja autoestima, diestres y en algunos casos hasta el suicidio.

La OMS ha advertido del aumento de la violencia en el entorno familiar desde el comienzo del confinamiento que provoco el COVID 19. Fuentes oficiales en México también han advertido de este aumento siendo más frecuentes en grupos vulnerables como son los adultos mayores, mujeres y niños.

En este artículo daremos un panorama de las cifras que hasta ahora se han dado a conocer y sus posibles causas. Sin embargo también se plantearan algunas interrogantes que nos inviten a reflexionar sobre el aumento o no de la violencia en los círculos familiares y amigos de los Adultos Mayores.

Introducción

En México, ante la llega del coronavirus las autoridades comenzaron a tomar diversas acciones para evitar la propagación algunas de estas fue el resguardo de los grupos de riesgo como lo son niños, personas embarazadas, personas con enfermedades crónicas degenerativas y los adultos mayores con la intención de evitar los contagios y complicaciones en estos grupos1. Sin embargo en estos meses de confinamiento se han detectado problemas dentro del hogar. Algunas problemáticas han sido los problemas económicos, sociales, psicológicos y espirituales.

El maltrato o violencia en los adultos mayores es un problema que se ha documentado en varios artículos y en cifras oficiales del gobierno. La OMS menciona que “El maltrato a personas mayores es un problema importante de salud pública. Según un estudio de 2017 basado en la mejor evidencia disponible de 52 investigaciones realizadas en 28 países de diversas regiones, incluidos 12 países de ingresos bajos y medianos, durante el último año el 15,7% de las personas de 60 años o más fueron objeto de alguna forma de maltrato. Probablemente este porcentaje representa una subestimación, ya que solo se denuncia uno de cada 24 casos de maltrato a personas mayores, en parte porque estas últimas a menudo tienen miedo de notificar el maltrato a sus familiares, a sus amigos o a las autoridades. Por consiguiente, es probable que se subestimen las tasas de prevalencia. Aunque los datos rigurosos son limitados, el estudio proporciona, sobre la base de todas las investigaciones disponibles, estimaciones de prevalencia del número de personas mayores afectadas por los diferentes tipos de maltrato.”2.

Tipos de violencia

La OMS define a la violencia como “el uso intencional de la fuerza física, amenazas contra uno mismo, otra persona, un grupo o una comunidad que tiene como consecuencia o es muy probable que tenga como consecuencia un traumatismo, daños psicológicos, problemas de desarrollo o la muerte”2

Existen diversos tipos de violencia unas más visibles que otras.

Violencia física

La violencia física engloba toda acción realizada u omitida que provoque daño o lesiones físicas en las personas adultas mayores.

“Es la que se ejerce mediante cualquier acción u omisión a una persona adulta mayor y puede presentarse a través de pellizcos, empujones, heridas, atar a las personas adultas mayores a la cama o a la silla, quemaduras, entre otros”.

Psicológica

Este tipo de violencia se presenta por cualquier acción u omisión, que pretenda degradar, denigrar o controlar a la persona, violentando sus costumbres, creencias y decisiones.

“La violencia psicológica es más difícil de observar y en ocasiones se puede confundir a grado de enmascarar. Pero podemos detectarla cuando al adulto mayor se le manipulación, amenazas, o cuando hay rechazo, insultos, el trato de los adultos como si fueran niños (la infantilización), el control económico o el aislamiento, estas son formas claras de violencia psicológica a las que hay que colocar especial atención”.

Violencia sexual

Las personas adultas mayores son víctimas potenciales y sumamente vulnerables al abuso sexual y esto incluye cualquier acto sexual no deseado en el que una persona mayor es utilizada como medio para obtener estimulación y/o gratificación sexual sin su consentimiento, mediante mecanismos como acoso, palabras obscenas, manoseos, coerción sexual, entre otros.

Patrimonial

Consiste en la utilización no autorizada de los recursos económicos o de las propiedades de una persona adulta mayor, como el uso de su dinero, utilización de documentos sin su autorización, despojo de sus bienes muebles e inmuebles.

Algo muy usual que se observa es cuando el adulto mayor recibe su pensión ese mismo día llegan todos los hijos y nietos para gastar los ingresos del adulto Mayor, en ocasiones dejando con poco o nada de su pensión con el pretexto que ellos lo necesitan más o que al estar bajo su cuidado ellos deben manejar sus recursos o en casos más graves la falsificación de documentos y apropio indebido de propiedades o bienes.

Negligencia

“Son todas aquellas conductas o comportamientos que lleven a descuidar, desatender o dejar en abandono a una persona adulta mayor cuando está al cuidado de otra persona y esta debería propiciarle los cuidados necesarios”

La violencia por negligencia se puede manifestar con encierro, falta de apoyo con la medicación, alimentación o los cuidados higiénicos necesarios, o cuando no se tiene acompañamiento diario de los adultos mayores que así lo requieran.


Violencia en el hogar

De acuerdo con la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), en la vejez las personas están expuestas a la vulneración de sus derechos fundamentales y por lo general no denuncian debido al vínculo familiar que existe con los agresores, la dependencia económica y física respecto de quien genera la violencia o la falta de acceso a las instancias de procuración de justicia.

No obstante, se sabe que entre el 1 de enero de 2014 y el 29 de febrero de 2016 se presentaron 34,200 denuncias por delitos contra personas mayores, apuntan cifras de Informe Especial sobre los Derechos de las Personas Mayores de la CNDH.


De esa cantidad, 57 % se inició por delitos patrimoniales (despojo, robo a casa habitación, fraude y daños en propiedad privada, entre otros), 16 % por violencia familiar, ocho por ciento por lesiones, cinco por ciento por amenazas, cuatro por ciento por homicidio y, en menor porcentaje, ilícitos como violación y abuso sexual, privación ilegal de la libertad, abandono de persona, omisión de cuidados, responsabilidad médica, trata de personas, explotación y discriminación.

En la mayoría de los casos, precisa el organismo, las formas de abuso y maltrato se cometen por integrantes de su círculo más cercano, como cónyuge, hijos o hijas, nietos o nietas, nueras, yernos y cuidadores.

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) sostuvo que los adultos mayores son uno de los sectores de la población más vulnerables ante la violencia física y emocional, además que la escasez de oportunidades de empleo debilita su seguridad económica.

Marissa Vivaldo Martínez, del Seminario Universitario Interdisciplinario sobre Envejecimiento y Vejez (SUIEV) de la UNAM, expresó que México es uno de los países en que las acciones discriminatorias han sido normalizadas dentro de la sociedad. La investigadora alertó que “en el mundo al menos 11% de esta población padece maltrato”.

“De estos hechos casi no hay cifras, porque muy poca gente denuncia debido a que prevalecen vínculos afectivos con el agresor, que puede ser un familiar en casa, o un cuidador de instituciones de salud como asilos y hospitales”, informó la universidad a través de la Dirección General de Comunicación Social.

Conclusiones

A partir del coronavirus y del confinamiento de los grupos vulnerables se ha observado que ha aumentado la violencia, algunas de las causas que se mencionan es por el estrés en los cuidadores, el desempleo, cambios en la rutina, desesperanza por las situaciones de salud que se viven en el país entre otras razones.

Sin embargo también nos debemos plantear que quizá no ha existido un aumento real en la violencia o maltrato en los Adultos Mayores si no que al existir estos cambios en las rutinas de los cuidadores, se ha visibilizado la violencia que ya se ejercía en el Adulto Mayor pero que se ejercía a través del abandono, la negligencia, violencia psicológica o violencia patrimonial.

Y el coronavirus lo único que ocasiono fue la exacerbación de la violencia que se ejerce a los adultos mayores por los familiares. Algo muy poco documentado y en lo que tendríamos que poner mayor atención debido a la dificultad que ahora tienen los adultos mayores por el confinamiento para acudir a las instancias de seguridad y protección de los Adultos mayores y también que en algunos casos los mismo adultos mayores pueden culparse por el tiempo que ahora sus familiares tiene que dedicarles a ellos.

Referencias bibliográfica

1.- Secretaria de Salud (2020). Acuerdo por el que se establecen las medidas preventivas que se deberán implementar para la mitigación y control de los riesgos para la salud que implica la enfermedad por el virus SARS-CoV2 (COVID-19). México
2.- Organización mundial de la salud (2020). Maltrato de las personas mayores. Suiza.
3.- El universal en línea (2020), Pandemia incrementa casos de violencia. México. Revisado el 12/11/2020. Disponible en https://www.eluniversal.com.mx/ciencia-y-salud/pandemia-por-covid-19-tambien-incrementa-violencia-adultos-mayores.
4.- Organización Mundial de la Salud (2020) Victimas de la violencia domestica atrapadas durante la pandemia. Suiza. Revisado el 11/11/2020. Disponible en https://www.un.org/es/coronavirus/articles/un-supporting-trapped-domestic-violence-victims-during-covid-19-pandemic.