Retomar el estilo de vida que nos haga sentir bien

“Una nueva oportunidad de nutrir tu cuerpo, formar hábitos saludables y aplicar decisiones y herramientas que te lleven a una salud a largo plazo”

Consumir alimentos típicos y deliciosos de nuestra cultura también es salud, el acto de comer te aporta esta gran satisfacción y este bienestar psicoafectivo es importante, tu comportamiento alimentario ira modificándose de acuerdo con el tiempo y lo más valioso de esto es que veas este acto de alimentarte cada día como:

Pero entonces, ¿qué cambios puedes retomar o comenzar a implementar en tu día a día que mejoran tu calidad de vida?

  • Tu dieta (los alimentos que consumes todos los días), deberá ser variada, incluyendo alimentos de todos los grupos, equilibrada y moderada, no excluyas ni abuses de ninguno

Recuerda que no existen alimentos buenos ni malos, la frecuencia de consumo y las mejores elecciones son las que van a influir en ganar o perder salud

Agregar cereales como tortilla, avena integral, pastas, panes integrales en lugar de harinas refinadas, que son excelente fuente de carbohidratos complejos que se absorben más lentamente, regulando los niveles de glucosa y además te brindaran mayor saciedad

Incluye leguminosas como frijoles, lentejas, garbanzos, ya que son económicas y versátiles, son alimentos muy completos, son una excelente fuente de fibra, crucial para mantener tu salud intestinal. Además de que aportan nutrientes necesarios, calcio, hierro, vitaminas del complejo B, y antioxidantes.

Incluye todos los días diferentes fruta  y verduras en tus tiempos de comida, aprovecha las de temporada por su fácil acceso y gran sabor ,así al incrementar el consumo de fibra te ayudara prevenir el estreñimiento, además de controlar los niveles de glucosa en sangre, y te brindara efectos positivos para mantener tu salud cardiovascular, todos estos  alimentos vegetales te aportan vitaminas y minerales  y sustancias fitoquímicas, las cuales son antioxidantes, zanahoria, calabacitas, mangos, tomate, frijoles, manzanas, cebolla, alimentos tan ricos y típicos de nuestra cultura, que te aportan muchos beneficios.

Intenta potenciar el sabor de tus alimentos utilizando hierbas aromáticas, puedes utilizar albahaca, cilantro, orégano, perejil, romero, pimentón, tomillo, en lugar de agregar sal.

Alterna el consumo de alimentos de origen animal, variando entre carnes magras, pescado, atún, pollo y quesos reducidos en grasa, así como huevo, durante tu semana.

Prefiere leche en su presentación baja en grasa, ya que es un alimento bastante completo y nutritivo, aportándote proteínas de alto valor biológico,  carbohidratos, vitaminas del complejo B y minerales como calcio y fosforo y si existe intolerancia a lactosa escoge una versión sin lactosa.

Utiliza las leguminosas y frutos secos como cacahuates o su crema sin azucares añadidos, semillas de girasol,  para aprovechar las fuentes de proteína de origen vegetal y agregar grasas que beneficien tu salud cardiovascular.

Recuerda que tu alimentación se debe adaptar a tus necesidades, respondiendo a tu cultura alimentaria, a tus recursos disponibles y proporcionándote bienestar ante todo. 

El poder de tu alimentación te ayudara a través de tu dieta adecuada, equilibrada y variada para que obtengas los nutrientes que necesita tu cuerpo. 

Lograrás con tu buena alimentación, a través del placer que ésta te produce, adquirir un estado nutricional óptimo, que te proporcione salud para el futuro.

Si te interesa saber un poco más sobre el tema de nutrición

Licenciada en Nutrición Estefanía Hernández

Cel (618-164-56-16)

Instagram: l.n.estefaniah

Facebook: Licenciada en Nutrición Estefanía Hernández

También te puede interesar:

https://longevitta.mx/alimentacion/nutricion-adulta/