¿Calor? ¡Comienza tu semana con esta rica receta!

Dicen que la receta secreta no existe, ¡todo está en compartir!, y para este calor (que aún impera en distintos estados), ¡qué mejor que empezar la semana con una receta rica, fácil, nutritiva y de realmente bajo costo!.

Antes de poner las manos en la cocina recuerda que cocinar debe ser una actividad que disfrutes, que innoves y que le agregues tu sentido particular para crear “la receta de recetas”.

 

¿Qué nos hace compartir esta receta?

Nada en especial, simplemente nuestro gusto por cocinar. No importa si eres un chef experimentado, o si eres un aprendiz, o si al igual que yo has elegido buscar vídeos y tutoriales de como cocinar y partir de ahí para crear magia.

 

“Receta de ensalada de lentejas a la Fonda don Erick”

¿Qué porqué el nombre?, verás… en el bajo mundo de las redes sociales, soy un apasionado de la cocina, suelo compartir más fotos de comida que de mí, eso me ha llevado a ganarme el sobrenombre de Fonda Don Erick, por el puro gusto de compartir mis recetas, a veces un poco alocadas, otras veces juntando ingredientes de aquí y allá. Así nace, mi muy particular ensalada de lentejas, para la cual necesitas:

 

  • -1 taza de lentejas previamente cocidas (importante que al momento de cocer prepares un recipiente con agua fría, preferentemente con hielos) esto ayudará a que a la cocción de las lentejas se detenga y queden “en su punto”.
  • -Sal y pimienta (puedes omitir la sal si lo deseas)
  • -2 pimientos morrones (varia el color, a mi me gusta con naranja y rojo)
  • -Zanahoria en cubos pequeños
  • -2 champiñones lavados, y cortados en cubos pequeños (opcional).
  • -1 ramo de perejil, cortado finamente, si deseas agregar más, ¡hazlo!
  • -1 limón, éste le dará un toque de acidez al platillo, aunque puede omitirlo si lo deseas.
  • -1 la tostada de tu elección.

Preparación:

Una vez cocidas y frías las lentejas, la pondrás en un recipiente, agregaras todos los ingredientes y revolverás hasta que todo este incorporado. Justo en ese momento puedes agregar el limón, rectificar la sal y la pimienta. Y no te olvides de servirte tú, la primera tostada… (prometemos que nadie se enterará).

Acompáñalo con un vaso de agua refrescante.

¡Compártenos como te quedo la ensalada o si tienes alguna forma diferente de hacerla!

 

Por: Erick Ángeles Preciado.

Licenciado en Gerontología.

Locutor de Conectando tu Vejez.

e.angerontologia@gmail.com