4 tips para entender el etiquetado

Empezando el 2021 con elecciones inteligentes y saludables.

Al momento de ir al supermercado por la despensa y surtirnos de los diferentes productos empaquetados, ¿te has percatado de la cantidad de información contenida en las cajas, frascos, bolsas y paquetes?
Esto, según expertos de la Federación Mexicana de Diabetes, AC, es muy relevante ya que ahí están contenidos los detalles indispensables que nosotros, como consumidores, debemos entender para realizar una sana selección de alimentos para nuestra dieta diaria.

Arturo Sánchez Loeza, Nutriólogo Clínico Complejo de Salud HIX-Puebla, explicó que el etiquetado nutrimental está contenido en diferentes leyes para la venta de productos alimenticios envasados, ya sea nacionales o extranjeros. Incluso, han existido varios cambios para su presentación.

“Todo etiquetado debe contener datos del contenido de kilocalorías (energía) que ese producto proporciona al ser consumido, los ingredientes con los que fue elaborado y proporciones de macronutrimentos (proteínas, azúcares, grasas) y micronutrimentos (vitaminas, sodio y otros minerales)”, aseguró el especialista.

Sin embargo, si para ti es muy difícil poder tomar una decisión de consumo basado en el etiquetado, aquí te decimos cómo hacerlo sencillo:

A. En los productos empaquetados, ya sea en un costado o en la parte posterior aparecerá con letras pequeñas un listado con todos los ingredientes que conforman el alimento, sus materias primas y sus aditivos como colorantes, saborizantes y conservadores; van por orden descendente (aquel ingrediente que se encuentre en mayor proporción será la primera mención). Por ejemplo, en una crema de avellanas su lista de ingredientes incluye: azúcar, aceite vegetal, leche descremada, avellanas, cocoa. En este caso el azúcar es el ingrediente con mayor proporción en la crema de avellanas seguido del aceite vegetal.

B. En la parte posterior del producto se encuentra la tabla nutrimental y desde 2015 en México en el etiquetado frontal, deben aparecer los siguientes elementos: contenido energético por porción expresado en calorías o kilocalorías, grasas saturadas, otras grasas, azucares totales, sodio. Generalmente el etiquetado muestra varias porciones que conforman la totalidad del producto, por ejemplo: si por cada porción aporta 200 kilocalorías; si hay en un paquete 4 porciones, la totalidad de kilocalorías en el producto es de 800 kilocalorías.

C. Existen declaraciones especiales en el etiquetado en donde te vende un determinado producto como bajo en sodio, light o reducidos en grasa o azúcar; un producto reducido es cuando el contenido de ese nutrimento es por lo menos un 25 % menor en relación con el contenido de su producto original o de su similar. Cuando nos referimos a productos sin calorías debe ser menor a 5 calorías por porción, en productos sin grasa y sin azúcar, deben ser menor a 0.5 gramos por porción de estos nutrimentos, mientras que en los libres en sodio deben ser menor a 5 mg por porción.

D. Con el nuevo etiquetado, vigente en México desde octubre del 2020, podremos alertarnos acerca del exceso de azúcares, grasas saturadas, grasas trans, sodio, o calorías. Por cada elemento de éstos presente verás un octágono negro, que nos indicará que estamos excediendo las cantidades de consumo de estos llamados nutrientes críticos, según las recomendaciones de la Organización Panamericana de la Salud (OPS). El nuevo etiquetado también puede contener leyendas como: “Contiene cafeína evitar en niños” y “Contiene edulcorantes-no recomendable en niños”.

“En la actualidad el nuevo etiquetado frontal es resultado del esfuerzo de un grupo de expertos que trabajaron en la elaboración de esta herramienta que pretende conocer si el contenido (en términos de calorías, azúcares, grasas saturadas, grasas trans y sodio) rebasa los niveles adecuados para mantener la salud; es decir, facilitará a los(as) consumidores(as) para la toma consciente de decisiones, a fin de reducir los niveles de sobrepeso y obesidad, así como las complicaciones (cáncer, hipertensión, enfermedades cardiovasculares) derivadas del exceso de peso y malos hábitos alimenticios,” afirmó el nutriólogo clínico, Arturo Sánchez Loeza.

Por ello, la Federación Mexicana de Diabetes, A.C. te recuerda la importancia de interpretar de forma correcta el etiquetado nutrimental presente en los diversos productos empaquetados; con esto podrás tomar decisiones mejor orientadas a tu salud.

Y para iniciarte en este arte de elegir tus alimentos, comprendiendo la información de su etiquetado, la Federación Mexicana de Diabetes, A.C. te comparte el siguiente recetario de 8 recetas con el cual podrás comer rico y saludable. Recuerda, para las personas que viven con diabetes no hay restricciones de alimentos; sólo es cuestión de reflexionar acerca del tamaño de las porciones:

http://diabeteshoy.fmdiabetes.org/blog/recetas/

Contenido publicado por Longevitta.com, autorizado por Angelo Pinto, Flow Experiential Communications Solutions.002