martes, marzo 5, 2024
Actividad física

Evita el Sedentarismo en la Vejez

A medida que envejecemos, es esencial mantenernos activos para preservar nuestra salud, independencia y bienestar.

De ahí la importancia de hacer lo imposible para evitar caer en sedentarismo, recuerda: las personas adultas mayores pueden hacer muchas actividades y no solo “tomar el sol por horas”.

Imagen de Freepik

¿Cómo saber si estás en riesgo de sedentarismo?

Aquí hay algunas señales y factores de riesgo que necesitas considerar:

 

  • Inactividad Física: Si pasas la mayor parte del día sentado o acostado y raramente te involucras en actividades físicas, como caminar, nadar o hacer ejercicio, es probable que estés en riesgo de sedentarismo.
  • Trabajo Sedentario: Si tienes un trabajo que requiere estar sentado frente a una computadora o escritorio durante la mayor parte del día y no incorporas actividad física en tu rutina laboral.
  • Tiempo Excesivo frente a Pantallas: Si pasas largos períodos de tiempo mirando televisión, navegando en Internet o jugando videojuegos, esto puede ser un indicativo de inactividad física y riesgo de sedentarismo.
  • Falta de Ejercicio Regular: Si no realizas ejercicio de forma regular, como caminar, nadar, andar en bicicleta o actividades aeróbicas, estás en riesgo de sedentarismo.
  • Problemas de Salud Relacionados: Si padeces condiciones médicas como obesidad, enfermedades cardíacas, diabetes o problemas musculares y articulares debido a la inactividad.
Imagen de Freepik

Evitarlo es más fácil de lo que piensas.

Aquí compartimos algunos consejos prácticos para mantener una vida activa, sin importar tu edad.

 

  1. Levántate Durante los Comerciales: Si eres un amante de la televisión, aprovecha el tiempo de los comerciales para levantarte y moverte. Camina un poco, estira tus piernas o haz ejercicios de brazos mientras esperas que tu programa favorito regrese.
  2. Estiramientos Matutinos: Comienza tu día con algunos estiramientos suaves. Estirar los brazos, las piernas y la espalda puede ayudar a despertar tus músculos y mejorar la flexibilidad.
  3. Paseos Diarios: Realiza paseos diarios, ya sea en tu vecindario o en un parque cercano. Caminar es una excelente forma de ejercicio que es suave para las articulaciones y puede ser adaptada a tu ritmo.
  4. Jardinería: Si tienes un jardín, aprovecha para cuidarlo. Plantar flores, podar arbustos y mantener tu jardín en orden te mantendrá activo al aire libre.
  5. Clases de Ejercicio: Considera unirte a clases de ejercicio para adultos mayores en tu comunidad. El yoga, el tai chi y las clases de aeróbicos adaptadas pueden ser una excelente manera de mantenerte activo y socializar. Recuerda que también existen opciones on line.
  6. Sube Escaleras: Si tienes la opción, elige las escaleras en lugar del ascensor. Subir escaleras es un ejercicio efectivo para fortalecer las piernas y el corazón.
  7. Hidratación y Alimentación Saludable: Una hidratación adecuada y una dieta saludable pueden ayudar a mantener tus niveles de energía y vitalidad.
  8. Estiramientos en el Sofá: Incluso mientras te relajas en el sofá, puedes hacer estiramientos suaves de los brazos y las piernas. Estos movimientos simples ayudan a prevenir la rigidez muscular.

 

 

¿Ya ves que no es tan difícil como aparenta?

Mantén una actitud positiva y disfruta de la actividad física como parte de tu estilo de vida. Tu cuerpo y mente te lo agradecerán. ¡Mantente activo y saludable en cada etapa de tu vida!

 

Elaborado por Jazmín Camacho | Gerontóloga