Estudio informa que ejercicio aeróbico y dieta saludable para el corazón pueden retrasar el desarrollo de problemas de memoria

El deterioro cognitivo sin demencia (CIND, Cognitive impairment without dementia), o deterioro cognitivo leve, es una condición que afecta la memoria y puede poner en riesgo de enfermedad de Alzheimer y demencia. Según la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, los signos de deterioro cognitivo leve pueden incluir perder cosas con frecuencia, olvidar ir a eventos y citas y tener más problemas para pronunciar palabras que otras personas de su misma edad.

Algunos expertos creen que los factores de riesgo para la enfermedad cardíaca también son factores de riesgo para la demencia y el deterioro cognitivo y la demencia al final de la vida. Recientemente, los investigadores examinaron dos formas potenciales de retrasar el desarrollo de CIND en función de lo que sabemos sobre la prevención de enfermedades del corazón. Los resultados del estudio se presentan en el artículo:
Longer Term Effects of Diet and Exercise on Neurocognition: 1‐Year Follow‐up of the ENLIGHTEN Trial” en el Journal of the American Geriatrics Society.

El equipo de investigación tenía una teoría: que los comportamientos de estilo de vida saludable que retrasan el desarrollo de la enfermedad cardíaca podrían también retrasar el deterioro cognitivo en adultos mayores con CIND. Estos comportamientos incluyen ejercicio regular y una dieta saludable para el corazón, como la dieta DASH (Dietary Approaches to Stop Hypertension, Enfoques dietéticos para detener la hipertensión).

Intervenciones de ejercicio y nutrición para mejorar la salud cognitiva y cardiovascular

Para poner a prueba su teoría, los investigadores diseñaron un estudio titulado “Exercise and NutritionaL Interventions for coGnitive and Cardiovascular HealTh EnhaNcement” (or ENLIGHTEN, Intervenciones de ejercicio y nutrición para mejorar la salud cognitiva y cardiovascular). El objetivo del estudio fue examinar los efectos del ejercicio aeróbico (a veces conocido como ejercicio “cardio” o “cardiovascular” porque involucra actividades que aumentan la circulación de oxígeno a través de la sangre); y la dieta DASH sobre el funcionamiento cognitivo en adultos mayores con CIND.

El estudio ENLIGHTEN examinó a 160 adultos de 55 años o más. Los participantes del estudio eran adultos mayores que no hacían ejercicio y tenían problemas de memoria, dificultad para pensar y tomar decisiones. También tenían al menos un factor de riesgo adicional de enfermedad cardíaca, como:

  • presión arterial alta (también conocida como hipertensión)
  • colesterol alto
  • diabetes
  • otras afecciones crónicas

Los participantes tomaron una serie de pruebas para medir sus factores de riesgo de enfermedad cardíaca y su capacidad cognitiva. Los investigadores también evaluaron los hábitos alimenticios y la capacidad de los participantes para realizar actividades diarias. Los participantes fueron asignados aleatoriamente a uno de cuatro grupos:

  1. Hacía ejercicio aeróbico solo
  2. Seguía solo la dieta DASH
  3. Hacía ejercicio aeróbico y seguía la dieta DASH combinada
  4. Recibía educación de salud estándar

Actividades de los grupos

Las personas en el grupo de ejercicio realizaron 35 minutos de ejercicio aeróbico de intensidad moderada (incluyendo caminar o andar en bicicleta estacionaria) tres veces por semana durante seis meses. Fueron supervisados ​​durante tres meses y luego se ejercitaron sin supervisión en el hogar durante tres meses. Los participantes en el grupo de ejercicio no recibieron ningún asesoramiento en la dieta DASH y se les animó a seguir sus dietas habituales durante seis meses.

Las personas en el grupo del plan de alimentación DASH recibieron instrucciones sobre cómo cumplir con las pautas DASH en una serie de sesiones semanales durante tres meses y luego quincenalmente durante los tres meses restantes. Se pidió a los participantes en el grupo DASH que no realizaran ejercicio regularmente hasta la finalización del estudio de seis meses.

Las personas en el grupo de ejercicio y DASH siguieron los programas de ejercicio y DASH durante seis meses. Los participantes que se inscribieron en el grupo de educación para la salud recibieron llamadas telefónicas educativas:

  • semanales durante tres meses
  • y luego llamadas quincenales durante tres meses

Las llamadas telefónicas fueron realizadas por un educador de salud sobre temas de salud relacionados con enfermedades del corazón. Se pidió a los participantes que mantuvieran sus hábitos alimenticios; y de ejercicio habituales durante seis meses hasta que fueran reevaluados.

Al final de la intervención y evaluación de seis meses, los participantes eran libres de participar en cualquier actividad y hábitos alimenticios que quisieran; sin restricciones.

Resultados

Los resultados del estudio del equipo de investigación mostraron que el ejercicio mejoró la capacidad de los participantes para:

  • pensar
  • recordar
  • tomar decisiones

Esto en comparación con los que no hicieron ejercicio; y que combinar el ejercicio con la dieta DASH mejoró la capacidad de pensar, recordar y tomar decisiones. Esto en comparación a personas que no hicieron ejercicio o siguieron la dieta. Aún a pesar de que no siguieron perfectamente los programas a los que fueron asignados durante las intervenciones de seis meses.

Los investigadores concluyeron que sus hallazgos son una prometedora prueba de que una mejor capacidad para pensar, recordar y tomar decisiones puede durar un año después de completar una intervención de ejercicio de seis meses. Sugirieron que se necesitarían más estudios para aprender más.