Trastornos del sueño, como el ronquido, alteran la calidad de vida ¿cuándo acudir al especialista?

Cuando roncamos pensamos que estamos teniendo un sueño profundo, sin embargo, este hábito es una de las más de 100 patologías relacionadas con el mal dormir, de acuerdo con la clasificación Internacional de los trastornos del sueño.

Los adultos mayores son el grupo de edad que más sufre de insomnio.

Alrededor de 35 millones de mexicanos sufren algún trastorno del sueño y, más de 50 mil, presentan patologías muy graves que llegan a afectar sus actividades cotidianas y, en algunos casos, poner en riesgo su vida, revelan datos de la Clínica de Trastornos del Sueño de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

De acuerdo con el Dr. Alberto Labra Herrera, Otorrino, del Instituto Mexicano de Medicina Integral del Sueño, los trastornos del sueño son una amplia gama de alteraciones que ocurren durante o, alrededor del sueño, ya sea nocturno, diurno o ambos y que tienen un impacto en la calidad de vida de quien los padece.

Todos somos susceptibles a presentar alteraciones del sueño en alguna etapa de la vida, señaló Labra Herrera, los recién nacidos, por ejemplo, pueden dejar de respirar (apnea del sueño) porque su centro respiratorio, es decir, el sistema nervioso central, no está funcionando adecuadamente, esto puede ser un condicionante del síndrome de muerte súbita infantil, la conocida muerte de cuna.

“En los niños en edad escolar el hecho de tener amígdalas grandes o alergias son un factor que favorece la presencia de apneas obstructivas, debido a que las vías superiores están bloqueadas”.

En edades medias entre los 20 y 45 años se presentan con mayor frecuencia problemas respiratorios obstructivos al dormir. Los adultos mayores son el grupo de edad que más sufre de insomnio”, explica el especialista.

Los padecimientos más frecuentes en los adultos, de acuerdo con el Dr. Alberto Labra, son: insomnio, en primer lugar, seguido por las alteraciones respiratorias al dormir: apnea obstructiva del sueño, apnea central del sueño y ronquido primario, que son la segunda causa de consulta médica.

Otra causa de una mala calidad del sueño, de un mal dormir o de no tener un sueño reparador son las alteraciones neuromusculares que ocurren al dormir, como el síndrome de movimientos periódicos de extremidades, indicó.

Labra Herrera refirió al estrés como un factor asociado al insomnio, “éste y los malos hábitos que tenemos en nuestra sociedad son factores para el desarrollo de diferentes tipos de insomnio”.

Siempre tenemos un pretexto para justificar los trastornos del sueño, agregó el especialista, “y la causa puede estar muy lejos de lo que podemos creer, por ejemplo, cuando alguna persona se levanta a orinar muchas veces durante la noche dice inmediatamente que es porque tiene diabetes, que tiene problemas de próstata o que toma mucha agua, es decir, tienen una respuesta para todo y es muy factible que no vaya por ahí la cosa”.

Lo más probable es porque tiene un problema respiratorio al dormir, por consecuencia, baja su oxígeno en la sangre, hay una serie de cambios químicos dentro del cuerpo que los obliga a levantarse a orinar.

El médico opinó que una persona debe acudir con un especialista en sueñocuando hay un impacto en su calidad de vida; se acuesta y se mantiene despierta; cuando se acuesta, se duerme rápidamente pero se despierta y ya no puede volver a dormir; cuando duerme lo suficiente pero se levanta cansada; cuando se duerme, se despierta demasiado temprano y ya no puede volver a dormir; cuando se despierta continuamente durante la noche o si ronca”.

Consejos para lograr un sueño reparador

  • Evite los relojes en la recámara.
  • Mantenga horarios estables para acostarse y levantarse.
  • Evite dormir durante el día.
  • No cene muy tarde.
  • Nunca realice ejercicio por la noche.
  • No consuma alcohol, café o tabaco antes de dormir.
  • Procure un ambiente relajado, comodidad de la cama, reducir luminosidad y ruidos.