martes, junio 18, 2024
Salud

Factores de riesgo del cáncer de mama

En el marco del Mes Internacional de la Mujer, expertos del Hospital Houston Methodist nos explican qué son los factores de riesgo del cáncer de mama, y cuáles se pueden controlar.

Factores de riesgo del cáncer de mama:

¿Qué son y cuáles se pueden controlar?

El cáncer de mama es el segundo cáncer más común en mujeres, sin embargo, hablaremos de una buena noticia: cada vez tenemos más diagnósticos tempranos gracias a las mamografías anuales a partir de los 40 años.

«Es cada vez más curable; justamente debido al diagnóstico temprano», explica la Dra. Priya Ramshesh, oncóloga torácica y hematóloga del Hospital Houston Methodist.
Afortunadamente, sabemos mucho más sobre el cáncer de mama actualmente, incluyendo sus factores asociados. Estar consciente de ello, puede ayudarte a entender cómo reducir tu riesgo y clarificar si pudieses necesitar pruebas de detección más tempranas.


¿Cuáles son los factores de riesgo del cáncer de mama?

Los antecedentes familiares son probablemente el factor de riesgo más escuchado, pero no es el único a considerar, ya que existen otros elementos que aumentan el riesgo de cáncer de mama como:

•    Ser mujer
•    Aumento de la edad
•    Ciertas mutaciones genéticas relacionadas con el cáncer de mama, como BRCA1 y BRCA2
•    Antecedentes personales de radioterapia torácica (por lo general, el resultado de someterse a un tratamiento para el linfoma en la niñez, adolescencia o adultez joven)
•    Antecedentes familiares de cáncer de mama o afecciones relacionadas con el cáncer de mama
•    Comenzar el ciclo menstrual antes de los 12 años
•    Experimentar la menopausia después de los 55 años
•    Tener sobrepeso, especialmente tener exceso de peso alrededor de la cintura (también conocido como grasa visceral)
•    Mala alimentación, ya que esto puede contribuir al aumento de peso
•    Falta de actividad física, ya que esto puede contribuir al aumento de peso
•    Uso a largo plazo de la terapia de reemplazo hormonal
•    Nunca haber estado embarazada

Tener uno o más de estos factores de riesgo no significa que vayas a tener cáncer de mama, al igual que no tener ninguno no significa que no lo tendrás. Esta es simplemente una lista de lo que se sabe que está asociado con una mayor probabilidad de desarrollar esta enfermedad.

«Los mayores factores de riesgo para el cáncer de mama son ser mujer y envejecer», dice la Dra. Ramshesh. «No son factores que podamos cambiar, por lo cual se recomiendan mamografías anuales para todas las mujeres a partir de los 40 años».
Aunque otros factores de la lista tampoco se puedan remediar, no significa que no se puedan abordar. De hecho, algunos pueden modificarse, lo que significa que hay cosas que cualquier mujer puede hacer para reducir sus posibilidades de desarrollar cáncer de mama.


Factores de riesgo del cáncer de mama no se pueden cambiar

Además de la edad y el hecho de ser mujer, no se puede cambiar cuándo comienza el ciclo menstrual o cuándo inicia la menopausia. Sin embargo, estos factores no afectan la forma en la que puedes abordar la reducción del riesgo de cáncer de mama o la detección del mismo. En todo caso, estas causas de riesgo no modificables solo reiteran la importancia de controlar lo que sí puedas, como llevar un estilo de vida saludable y comprometerte a hacer tus mamografías anuales a partir de los 40 años.
Sin embargo, es posible que algunos de los otros factores de riesgo de cáncer de mama que no puedes cambiar requieran acción. Por ejemplo, haberse sometido a radiación en el pecho o tener una mutación genética relacionada con el cáncer de mama, justifica una detección más temprana, a veces a los 25 años.

«Alrededor del 10% de los cánceres de mama están asociados con un riesgo genético», agrega la Dra. Ramshesh. «Es por eso que conocer los antecedentes familiares es importante, ya que puede ser un punto de partida para quizás hacerse algunas pruebas».

Tener un familiar con tenga cáncer de mama, o que lo haya tenido en el pasado, no significa automáticamente que tengas un mayor riesgo. Simplemente significa que los médicos precisan de más información.

¿Cuántos miembros de tú familia han tenido cáncer de mama? ¿Alguno de ellos tenía menos de 50 años en el momento del diagnóstico?», ¿Otras afecciones relacionadas con el cáncer de mama, como el cáncer de ovario, también son hereditarias?

Las respuestas a estas preguntas pueden ayudar a tu médico a determinar si existe un riesgo hereditario y si podrías beneficiarte de las pruebas genéticas. Si se encuentra una mutación genética relacionada con el cáncer de mama, el médico recomendará una detección más temprana y frecuente del cáncer de mama. 

Otro factor no modificable son los senos densos, que hacen que el cáncer de mama sea más difícil de detectar.

«Las mamografías son el estándar de oro para detectar tempranamente el cáncer de mama, pero el tejido mamario denso puede dificultar la interpretación de una mamografía», explica la oncóloga del Hospital Houston Methodist. «El tejido mamario denso puede oscurecer pequeñas masas en una mamografía».

Sin embargo, esto no significa que una mamografía anual no sea importante para las personas con senos densos. «Mantén tus exámenes regulares y, si tienes senos densos, es importante que sepas que el radiólogo puede recomendar agregar un ultrasonido complementario», apunta la Dra. Ramshesh.


Factores de riesgo del cáncer de mama que tú puedes controlar

En cuanto a los factores de riesgo de cáncer de mama que están bajo tu control, hay un principio subyacente importante: cuanto a más estrógenos estés expuesta, mayor será el riesgo de cáncer de mama.

La exposición al estrógeno no siempre es modificable. Por supuesto, que no se puede cambiar el hecho de que comenzaste tempranamente tu período, o si tuviste una menopausia tardía. Pero ciertas elecciones de estilo de vida influyen en los niveles de estrógeno, más allá del ciclo menstrual.

«El aumento de peso es importante, particularmente el aumento de peso después de la menopausia, ya que se vuelve más fácil aumentar de peso en este momento de la vida de una mujer», explica la experta del Hospital Houston Methodist. «Cuanto más se permita que el tejido graso se deposite en el hígado, más colesterol habrá en ese tejido que se convertirá en estrógeno, lo que aumentará el riesgo de cáncer de mama».

Otro elemento de riesgo a considerar es la terapia hormonal, un tratamiento común para los síntomas de la menopausia, como los sofocos y los sudores nocturnos. La terapia hormonal a largo plazo, incluso a dosis bajas de estrógenos, se ha relacionado con el cáncer de mama.

«Una plática con tu médico es de ayuda para comprender los riesgos potenciales de la terapia hormonal», agrega la especialista en oncología. 


¿Cómo reducir el riesgo de cáncer de mama?


Todas las mujeres corren el riesgo de padecer cáncer de mama, por lo que es importante que todas tomen medidas para reducir ese riesgo. Estas son recomendaciones que te ayudaran:

–    Conocer los antecedentes médicos de tu familia, ya que esto puede ayudar a determinar si podrías necesitar una prueba de detección de cáncer de mama antes de los 40 años
–    Mantener un peso saludable y ser muy consciente del peligro que impone la grasa visceral sobre el aumento en el riesgo de padecer cáncer mamario.
–    Llevar una dieta saludable, eligiendo verduras, frutas, cereales integrales, productos lácteos bajos en grasa y proteínas magras en lugar de carnes grasas y alimentos procesados llenos de azúcares refinados, grasas saturadas y azúcares añadidos.
–    Ser físicamente activa: por dar un ejemplo: la Sociedad Americana del Cáncer, recomienda al menos 30 minutos de ejercicio al menos cinco veces por semana,
«Es muy importante platicar con tu ginecólogo o médico de atención primaria sobre tus antecedentes familiares, especialmente en términos de riesgo genético», recomienda la Dra. Ramshesh. «No se trata solo de tener en cuenta los antecedentes de cáncer de mama, sino que hay vínculos más sutiles, como los antecedentes de cáncer de ovario, cáncer de mama masculino, cáncer de colon o síndrome de Lynch».

Por último, aunque no es una forma de prevenir el cáncer de mama, la Dra. Ramshesh nos recuerda que es imperativo seguir las pautas de detección del cáncer de mama, ya que ser una mujer mayor implica un mayor riesgo, por lo que eventualmente todas las mujeres estaremos en riesgo.

«Hazte una mamografía todos los años a partir de los 40 años», reitera la Dra. Ramshesh. «No pospongas nunca esta herramienta de prevención. Ocasiona un poco de incomodidad, sí, pero la ganancia de detectar el cáncer a tiempo, si es que está ahí, es enorme».

También agrega que las mujeres deben hacerse autoexámenes de mama todos los meses.

«Si sientes algo diferente, platícalo de inmediato con tu médico», finaliza la Dra. Ramshesh. «El objetivo siempre es detectar el cáncer de mama temprano, cuando es más tratable, lo cual sí es un factor que podría estar directamente bajo nuestro control”.

Elaborado por el Hospital Houston Methodist