jueves, mayo 30, 2024
Salud

¿Dolor en el tendón de Aquiles?

Expertos del Hospital Houston Methodist nos explican por qué no debemos ignorar el dolor en el tendón de Aquiles.

Dolor en el tendón de Aquiles: ¿por qué no debes ignorarlo?

Si haces ejercicio con frecuencia, es probable que el dolor no sea un concepto extraño para ti. Rodillas adoloridas, pantorrillas tensas, dolor en los isquiotibiales que dura días y la lista continúa.

Pero, ¿cuándo es que el dolor es solo una parte del ejercicio y cuándo se convierte en un signo de algo más preocupante que podría provocar lesiones graves?

«Las lesiones a veces son sutiles, pero la mayoría de las veces, se asocian con un dolor agudo y notable de inicio repentino», explica el Dr. David Michael Wallace, especialista en medicina deportiva del Hospital Houston Methodist. «Nunca es una buena idea ignorar este tipo de dolor, ya que puede provocar más daños e incluso una lesión devastadora, como un desgarro o una ruptura».

Si experimentas dolor justo por encima del talón, se trata de una inflamación del tendón de Aquiles, que es una lesión totalmente tratable, con la orientación adecuada. Pero si no se trata las consecuencias pueden ser muy graves.

«Lo más importante que hay que saber es que continuar haciendo ejercicio con una tendinitis de Aquiles no tratada, puede provocar la rotura del tendón de Aquiles, que casi siempre requiere cirugía», advierte el Dr. Wallace.

Es de suma importancia identificar y controlar la tendinitis de Aquiles para mantenerse activo a largo plazo.

¿Cuáles son las causas de la tendinitis de Aquiles?

El tendón de Aquiles conecta el músculo de la pantorrilla con el hueso del talón. Una banda de tejido resistente y fibroso en la base de la pierna que es responsable de ayudarte a pararte, caminar, correr y saltar, es el tendón más fuerte de tu cuerpo. Dicho esto, no es inmune a las lesiones.

El dolor del tendón de Aquiles a menudo se debe a la tendinitis, la inflamación y la irritación que se produce cuando el tendón se estresa demasiado.

«La tendinitis de Aquiles es en gran medida una lesión por uso excesivo, que ocurre si aumenta el ejercicio demasiado rápido», afirma el Dr. Wallace. «También puede ser causada por músculos tensos o tensos de la pantorrilla, zapatos mal ajustados y una rutina de calentamiento inadecuada».

Es una lesión común en los corredores, así como en los deportes que requieren saltar, arrancar y detenerse rápidamente, como el fútbol americano, el baloncesto y el soccer. Sin embargo, la lesión no es específica del ejercicio. Cualquier persona cuyo trabajo lo mantenga de pie podría estar en riesgo de sufrir tendinitis de Aquiles.

 

¿Cómo se siente la tendinitis de Aquiles?

Los signos de la tendinitis de Aquiles incluyen:

•    Dolor en la parte inferior de la pierna, justo por encima del talón, generalmente el día después de un entrenamiento o al subir escaleras
•    Movimiento restringido al intentar levantar los dedos de los pies hacia arriba y hacia la espinilla
•    Hinchazón o calor del tendón de Aquiles (indicadores de inflamación)


«Si notas estos signos, consulta a un médico especialista en medicina deportiva», recomienda el Dr. Wallace. «Hay muchas estrategias diferentes que podemos considerar para tratar la tendinitis de Aquiles. Además, tú médico te ayudará a comprender la gravedad de la tendinitis y cómo debes ajustar tú plan de ejercicios mientras tanto».


¿Cómo se trata la tendinitis de Aquiles?

La tendinitis de Aquiles suele mejorar con el reposo. Sí, aunque hacer ejercicio sea fundamental para ti, es clave darle un descanso al tendón. 

Dependiendo de la gravedad, las opciones de tratamiento de la tendinitis de Aquiles pueden incluir:

•    Descanso, hielo, compresión y elevación.
•    Estiramientos de pantorrillas y otros ejercicios que puedes hacer en casa
•    Fisioterapia.
•    Cambiar las actividades de alto impacto (las que implican correr y saltar) por alternativas de bajo impacto durante unas semanas.
•    Incorporar lentamente correr y volver a saltar a la rutina, usar mangas de compresión o cinta adhesiva para sostener su tendón.
•    Aplicar hielo en el tendón después del ejercicio.
•    Implementación de un programa de estiramiento con rodillo de espuma a la medida.


«El objetivo es darle tiempo al tendón para sanar y evitar que el problema se convierta en tendinosis, que es cuando el tendón comienza a romperse debido a un trauma continuo», explica el Dr. Wallace, médico del deporte del Hospital Houston Methodist. «Sin descanso y tratamiento, el riesgo de ruptura aumenta».

La rotura del tendón de Aquiles es una lesión devastadora que casi siempre requiere cirugía. La lesión también viene con un proceso de rehabilitación bastante largo. La recuperación de la rotura del tendón de Aquiles puede tardar entre seis meses y un año completo, con unos cuatro meses para reanudar las actividades normales y, a veces, requiriendo fisioterapia hasta por un año. Más vale prevenir que lamentar.

Elaborado por el Hospital Houston Methodist