DEPRESIÓN Y VEJEZ

El trastorno de la depresión, lamentablemente durante la vejez tiende a ser crónica y recurrente, e incluso es uno de los principales padecimientos detectados durante la atención médica, y si bien los síntomas en gran medida siguen siendo los mismos que en cualquier otro grupo de edad, lo que es realmente alarmante es respecto a las repercusiones, puesto a que  la tasa de suicidio en adultos mayores, ha ido en incremento.

La presencia de depresión en la vejez, tiene una estrecha relación a:

  • Rol social actual de la persona mayor en su familia, comunidad e incluso nación.
  • Jubilación.
  • Falta de integridad social.
  • Presencia de enfermedades y/o complicaciones.
  • Síndrome de nido vacío.
  • Muerte del cónyuge.
  • Sexo femenino.
  • Institucionalización.
  • Dolor crónico.
  • Entre otros.

Es de suma importancia, detectar a tiempo los síntomas, comportamientos y emociones negativas que la persona mayor refleje, y consultar a su Geriatra, Gerontólogo o psicólogo más cercano, de esta manera evitamos las complicaciones y la durabilidad de este trastorno.