¿Cómo prevenir caídas en el adulto mayor?

 Las caídas son muy frecuentes en los adultos mayores, pueden originarse por accidentes en la vía pública y el transporte, en los centros recreativos o en lugares de trabajo, sin embargo, los más observados son los que se presentan en el propio domicilio, especialmente en lugares como la cocina, el baño o las escaleras.

“Después de una caída nada es igual”,

dice una frase conocida y es cierto, sólo un número reducido de personas recuperan totalmente la función que tenían previo a la caída y sólo después de un proceso de rehabilitación largo y costoso, por no mencionar que un gran porcentaje de pacientes quedan con temor de volver a caer; esto les impide tener una funcionalidad ad íntegrum. (Rossano, 2020)

Aunque muchos son los factores (internos o externos) que conllevan a generar una caída en el adulto mayor, sabemos que es posible aportar nuestro granito de arena, para eliminar gran a gran parte de estos.

Así que a continuación te enlistamos los siguientes consejos que nos comparte la Guía para adultos mayores de ISSEMyM, además estamos seguros que si los tomas en cuenta podrás evitar tan riesgosos daños en tu salud o la de tu familiar.

  • Recoger objetos tirados en el suelo.
  • Despejar escaleras, poner cintas antiderrapantes en el filo del escalón y barandales en buen estado.
  • Tener una adecuada iluminación general, en particular en la escalera, con la colocación de lámparas con sensores al movimiento.
  • No subir escaleras o utilizar muebles para alcanzar lugares altos, mejor pedir ayuda.
  • Sujetar tapetes.
  • Evitar el uso de sofás con asiento muy bajo o que se suman al sentarse, entorpeciendo la incorporación.
  • Si se tiene dificultad para ver o alteraciones mentales, no utilice separadores de vidrio entre las habitaciones.
  • Utilizar contactos y apagadores fluorescentes para identificarlos fácil en la noche.
  • Colocar lámparas de encendido automático.
  • Usar en caso necesario bastones, andadores u otros apoyos como muletas, bajo el conocimiento del manejo con supervisión y de forma adecuada.
  • Usar rampas, evitando desniveles.
  • Tapar “baches” del piso.
  • Poner sujetadores en el baño y tapetes antiderrapantes en el área de la regadera.
  • Adaptar, de ser necesario, pasamanos que ayuden a levantarse del W.C., así como adaptadores de altura para la taza.
  • Secar muy bien los pies antes de salir del baño, usar chancletas y pantuflas con talón y suela antiderrapante.
  • Usar zapato cómodo, con horma ancha y piel suave.
  • Tener un control médico adecuado, con seguimiento y vigilancia de los fármacos prescritos, especialmente de aquellos síntomas secundarios, identificados como riesgo para la presentación de caídas, con el fin de comunicarlo a su médico para la corrección de dosis o el cambio del fármaco correspondiente.
  • Realizar ejercicio físico, disciplina que ayudará a prevenir caídas.
  • Conservar, en la casa del familiar, un directorio con números útiles en caso de emergencia, así como un botiquín de primeros auxilios.
  • Conocer los primeros auxilios para brindarlos con seguridad, sin olvidar que el primer paso en la atención es mantener la calma.

Fuente: Rossano, M. L. (Octubre, 2020). Guia para adultos mayores. Prevención de caídas. Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios. Toluca, Estado de México. Recuperado de http://www.issemym.gob.mx/sites/www.issemym.gob.mx/files/guia_para_adultos_mayores.pdf