sábado, junio 22, 2024
Salud

¿Cómo afrontar la soledad en la vejez?

La soledad en las personas adultas mayores, es un gran factor de riesgo para agravar enfermedades previamente diagnosticadas o desarrollar nuevas enfermedades en el individuo.

Tal es el caso de la depresión, deterioro cognitivo, úlceras por presión, malnutrición, sin dejar atrás el mal apego a tratamientos o nulas visitas con especialistas.

Hablamos de una situación que pareciera traer consigo un “efecto dominó”, de ahí la importancia de fortalecer la interacción social de la persona adulta mayor, pues ésta es pieza clave para un buen desarrollo y calidad de vida del individuo.

Soy familiar o conocido de un adulto mayor,

¿Qué puedo hacer para evitar la soledad en mi familiar?

  • Acompáñalo a sus consultas médicas de rutina o anímalo a iniciar su valoración.
  • Presta atención a nuevas indicaciones médicas: ¿Cómo te has sentido con el nuevo tratamiento?, ¿Aún tienes medicamentos?, ¿Cuándo será tu próxima consulta? ¡Te quiero acompañar!
  • Si vives lejos de él o ella, animate a hablarle por teléfono o videollamada 1-2 veces a la semana y no dudes en hacerle saber lo importante que es para ti.
  • Si vives cerca, realiza visitas frecuentes o invítalo a comer a tu casa.
  • Aprende a conocer y reconocer signos de alarma de depresión.
  • Si la persona decide aislarse, además de respetar su decisión, hazle saber que cuenta contigo, que estarás al pendiente de ella, al menos por teléfono.
  • Encuentra opciones de grupos que compartan los mismos intereses y no necesariamente de la misma edad. Por ejemplo: jardinería, música, danza, canto, etc.

 

Soy adulto mayor, ¿Qué puedo hacer para evitar la soledad en mi día a día?

  • Aprende a conocer y reconocer las necesidades que tu cuerpo demanda.
  • Identificar cuándo necesitas ayuda y pedirla. Hay situaciones que pasan de ser una elección a una necesidad.
  • Reconoce los sentimientos de soledad y el impacto que esto a generando o podría tener en tu vida.
  • Haz lo posible por pasar tiempo de calidad con tus seres queridos, sal de la monotonía. Por ejemplo: Dile a la nieta o al nieto que te lleven a su cafetería favorita y junto con un buen café conversen de un tema en especial.
  • ¡Anímate a hablar con alguien de confianza y contarle lo que estás pasando!
  • Realizar actividades que te permitan despejar tu mente e incluso interactuar con más personas, como, por ejemplo: actividades recreativas, ejercicio, talleres, etc.

 

Reconozcamos que todos estamos expuestos a la soledad pero que pequeñas acciones nos ayudarán a afrontarla.

 

Elaborado por Jazmín Camacho | Gerontóloga